domingo, 28 de diciembre de 2008

BUSCANDO LA NIEVE

- Domingo día de los Inocentes.

- Me levanto tarde, a las 10:30

- Hace un día de sol cojonudo

- Voy a buscar nieve.

En Asturias, para buscar la nieve en diciembre, no hay más que rodar unos 80 km y coronar el alto de pajares. Es una nacional, por lo que el asfalto suele estar bastante transitable, sobretodo si en el momento que subes no nieva, claro.

A eso de las 12:00 me enfundo la cordura y arranco la pan. Joder 4500 km ya, y sólo tiene dos meses. Aún no me he hecho a ella del todo, poco a poco voy olvidando la shadow, hasta ahora esta moto, no me da más que satisfacciones.

Como si de un baile se tratara, corono el puerto. Durante la subida, no pude evitar hacer esta foto al paisaje:


Llego arriba y hay algo de nieve. Creo que me voy a parar a hacer una foto, me aparto en el desvío de las pistas de ski. En ese momento me doy cuenta que no hay vuelta atrás, que si doy la vuelta estoy en dirección prohibida, por tanto no me queda otra que subir a las pistas. Por aquí el asfalto ya no está tan bien y alterna zonas de nieve con zonas de seco. El paisaje eso sí, impresionante. Tengo que parar a hacer unas fotos de la pista de acceso:



Antes de reanudar la marcha, pienso, joder la moto nueva y yo metido en esta trampa a una hora escasa de mi casa. ¡Quién coño me mandaría a mi subir a ver la nieve!?. Seguro que me caigo. Bueno, no hay mal que por bien no venga. Así la moto ya estará preparada para elefantes...

Total, que poco a poco y con los pies por el suelo, subo hasta las pistas, me indica que para la derecha, por lo cual y pese a que se sigue subiendo, para allí tiro. Llego al aparcamiento y por primera vez diviso la pista de descenso. Me aparto en un claro, para que tiren los coches que llevo detrás y comienzo el desceso. Para coches está bien, pero para motos está un poco jodidillo. Sigo con los pies en el suelo a modo de skis, se me están enfriando. Por el retrovisor veo que estoy organizando una pequeña caravana. Pensarán los enlatados que qué carajo hago yo allí!. Despacito la cosa va despejando, hasta que en un claro me aparto de nuevo para dejar pasar a los cocheros. Al fin he llegado a la nacional, no ha habido incidentes.

Para despejarme un poco y entrar en calor, me tomo un cafetín en el bar del alto. Terminado el café de vuelta a casa.

Dejo las dos últimas fotos que saqué:



V´ss

lunes, 22 de diciembre de 2008

ARGUIS 2.008

La última concentración del año, ha pasado. Esta edición ha sido la de la confirmación.

El tiempo climatológico ha sido inmejorable, demasiado bueno para lo que uno se mentaliza antes de partir. Cierto es que hubo momentos rodando a -5º, pero por escasos, quedaron en el olvido.

Lo mejor de esta reunión es la gente, estuvo bien reencontrarme con la gente del shadow custom club, rodar con pantrucus y astures y conocer por fin a Sergio del carpe diem-moto.

Salimos muy pronto, yo en concreto a las 7:30 de la mañana estaba atravesando la puerta del mi garaje. Bien, excaso frio, 4º creo recordar. Pista hasta la gasolinera de Colunga. Allí todos excepto Melandru y Kadio que en ambos casos se habían dormido. A Melandru le esperamos pues se durmió menos y a Kadio le veríamos ya en la provincia de Euskadi.



Parada como no en Unquera a desayunar. Ciertamente éramos un grupo de lo más variopinto. Tres custom, harley, volusia y vulcan, una trail V-Strom, una eduro-trail bmw, una F y mi pan. La ruta tranquila a un ritmo alegre por Bilbao, Vitoria, Pamplona y Arguis.

Comimos pasado Pamplona y para que se vea que el tiempo era muy bueno, aquí adjunto una fotilla:


Después de más de nueve horas de viaje, llegamos a Arguis. Lo primero que llama la atención es el pantano helado. Lo segundo, que debido a las obras, este año se ha cambiado la ubicación. La zona que la organización tuvo a bien elegir para la reunión en mi opinión no pudo ser peor. El acceso no es que fuera malo, era horrible. Yo entiendo que con una moto trail se puede entrar bien, pero con una turismo ni de coña. La bajada muy mala, además se juntó que era hora punta y estuvimos parados un buen rato. Yo al final no tuve ningún percance, pero a nada que hubiera hecho peor tiempo las hostias iban a ser de órdago. La subida con la ayuda de Araña la hice sin problemas. Bueno ya digo para mi, un punto negativo en la organización.


Pues una vez que llegamos a la reunión allí estaban los shadowers y los del carpe diem. La verdad es que este año nos juntamos un montón. Araña, con su intrínseca amabilidad, nos ofrecio la tienda para dormir y viendo que Tino y yo cojíamos bien aceptamos. Inflamos el colchón que era la cuenta para la tienda y a tomar unas birrillas.

Como excelentes anfitriones las primeras corrieron a cargo de los maños (gracias chavalotes), luego con pena les tuvimos que despedir, ya que tenían la típica cena de Navidad con la empresa. Otro año, seguro que coincidimos más rato.

La noche pasó bien, entre el calor de la hoguera, la charla con los antiguos conocidos y porqué no decirlo un poco de juerga que no viene mal del todo, después de tantos días de extres y preocupaciones.

Momento álgido de la noche cuando nos vino a saludar Rafa, con el que el año pasado estuvimos toda la noche. Increible, me ofreció su casa cuando pase por Alicante, y me dijo que sus próximas aventuras eran Cristal Rally y les marmottees. De esta última te tengo que pasar información tron. El año que viene, si es que no nos vemos primero, ya charlamos más.



Este año viví un poco más la hoguera que el año pasado, tenía ganas de ver el ambiente que allí reinaba lejos de la fiesta pura y dura. Como imaginaba, el ambiente muy bueno (no podía ser de otro modo). Me quedo con la imagen de una chica que al abrigo de su pareja, dormitaba a la vera de las llamas. Pensaba que mi mujer podía estar allí conmigo, pero lamentablemente es demasiado frío para ella. Lo comprendo.


Con alguna que otra interrupción diré que dormí muy bien. No pasé nada de frío, la verdad que el saco de invierno bien vale lo que en su día costó.

A la mañana siguiente, ayudar a recoger a nuestro inesperado anfitrión, subida de la cuesta y para casa. Llevé hasta Laredo a Nacho, que se había venido con Sobakero. Viendo la cara de sufrimiento que llevaba en el viaje de ida, no pude por menos que ofrecerle el sofá de la pan. Hasta Laredo, donde comimos, vinimos juntos. Luego yo ya tiré pues el ritmo de la pan en autovía es un poco más alto que el de las custom. Unas fotillas de la vuelta:



Lo dicho un placer rodar con vosotros y nos vemos en la próxima.

V´ss