domingo, 22 de agosto de 2010

LA BAÑEZA


Hoy tocó ir a las carreras clásicas de la bañeza. Había quedado con los desterrados. Fuimos, creo que 7 motos. Salimos cuando los pájaros aún duermen. La primera sorpresa fue que llovía, tuve que volver y cambiarme los vaqueros por unos de cuero. Lo bueno fue que pasado pajares la cosa mejoró y ya hizo bueno todo el día.

La idea era ir por Ventana, pero entre que no teníamos clara la ruta y llovía, decidimos ir por Pajares que es más directo. El ritmo, aceptablemente alto, aunque ambién podría decir que ibamos follados...

No me acuerdo muy bien por donde fuimos, pero si me acuerdo de un bache que pillé que aún me está doliendo.... Uff, que mal lleva los baches la bobber.

Cuando llegamos a La Bañeza, me sorprendió el ambientazo que había. Nunca había estado, pero me da que va a ser una de las citas que no creo que me vuelva a perder. El próximo año a toda la concentra, que además todos dicen que hay una buena fiesta y ya se sabe que la fiesta me pierde, jojojojo.


Luego las carreras entre mucho sol y mucho ruido (sobretodo las 4 tiempos). Muy guapo, muy buen ambiente.

Después de la carrera, fuimos a comer a un soto cerca de la bañeza y después de comer fuimos soba, peldañu y yo al corte hasta Oviedo.

PD: Me duele el culo, jejejej. (tengo que rular algo más en moto, estoy perdiendo la costumbre)

V´sssssssssss



domingo, 1 de agosto de 2010

borrikentreffen 2010


El pasado mes de julio fuimos como ya es tradicción a la concentración de borrikentreffen en la sierra madrileña. Este año fue más familiar que nunca, y quizá por eso más mejor.

Salimos pronto, antes que los pájaros se hubieran levantado y tomamos rumbo a Santader para por el escudo pasar a Burgos y de aquí a Madrid. Una pequeña vuelta para evitar las aburridas carreteras castellanas.

El viaje fue movidito, con lluvia, desagradable. En algún punto del camino los amigos Taz y Emma besaron el suelo sin ninguna consecuencia. Una de esas rayas del suelo que tan amigas son de los moteros.

En otro punto indeterminado del camino la moto de Valentín dijo que no quería seguir rodando. Aun no sabemos a ciencia cierta lo que tiene.



Como Soba se quedó sin burra fue con Zeppe y conmigo el resto del camino.

A Madrid lógicamente llegamos tarde, pero justo a tiempo para comer con los organizadores del evento. Después casi todos se fueron a hacer una ruta que tenía preparada Goyo, yo preferí ir a ver a España ganar a Alemania.


Estuvo bien, cenamos de parrilluca y luego nos tomamos unas copinas, no muchas que al dia siguiente tocaba regresar a Asturies.

Volvimos por el mismo sitio pasando un buen dia motero. Un placer rodar con todos vosotros y hasta la próxima chicos.

V´sss