martes, 17 de enero de 2012

XXXI CONCENTRACION INVERNAL PINGUINOS 2.012

Esta reunión de Pinguinos ha sido una de las mejores que he vivido. Ya hacía unos años, que asistía a la reunión de motos celebrada en invierno, más multitudinaria del mundo con prisas y sin ningún tipo de organización, la aventura se limitaba a hacer el duro viaje, a veces muy duro... (Pinguinos imposible) estar allí, ver a los conocidos y estar de fiesta.

Este año, gracias en parte, a haber quedado con varios integrantes del shadow custom club, ha sido diferente. 

Habíamos quedado a las 16:30 Bueno, Gayo, Zeppe y yo en Pola de Lena, pero salí tarde y hasta las 17:00 no pude llegar. Debido a nuestro ritmo suave y que me salté el desvío de Puente Duero, terminamos llegando a los pinguinos cerca de las 10 de la noche.

Fuimos al sitio previamente establecido y con gritos de "Tiri!, Tiri!" me dí cuenta que los compañeros del shadow nos estaban llamando y lo tenían todo organizado. Allí se encontraban Ferry, Pegaso, Leon, Angel, Coco, el "compae" Felixón, Manu y Marian. Tenían la leña prendida y acopiada, sitio para nosotros y todo organizado. Que gusto!!



Nosotros también íbamos preparados gracias a que Bueno fue en coche y nos dio mucho cuartelillo para llevar todo tipo de enseres, comida y demás parafernalia.

Esperamos un buen rato a que Bueno entrara en la concentración ya que gracias a Dios, no está permitida la entrada de vehículos de cuatro ruedas, debido a que estamos hablando de una concentración de motos, no de coches ni de quads; por lo cual sólo entran motos!. Pues eso, que una vez que llegó Bueno, nos fuimos a picar algo con los shadowers a los que se unió Lucky que estaba en otra zona de la acampada. Después concierto y fiesta. 

En esta concentración te encuentras a mucha gente, del shadow estuvimos también con Panadero, que resultó un cautivador de serpientes. Nos encontramos con gente del motoclubasturias, con gente de los calavera custom y así hasta un largo etc...


El día siguiente nos levantamos con la lógica resaca y un conato de abandono general por parte de los acampados. Pegaso y León ya nos habían dicho que se iban, pero no contábamos ni con Marian y Manu ni con los cordobeses Felix y Coco. Afortunadamente los cordobeses quedaron una noche más, previa compra de buen material de acampada invernal, y desgraciadamente la pareja de Manu y Mari se marcharon.

A nuestro punto de encuentro continuó llegando más gente, por parte de Asturias el resto de nuestro grupín del carpe, Soba y Noe, y también Eddi y su cuñado de Monrepós, Sergio y demás amigos de Vitoria, y más gente del shadow (José Carlos, su hijo, Suances, Mónica y algunos más  que no tuve el gusto de conocer). En fin, que nuestro campamento fue un punto de encuentro y en ocasiones nos juntamos alrededor de ese fuego cerca de 20/30 personas.


Y así pasó el día, sentados frente a un fuego que nos daba calor, nos daba alimento y nos daba conversación. Pinguinos es la mayor concentración de España, pero según como te lo montes puede llegar a ser una reunión invernal íntima dentro de una megaconcentración de motos.

Al anochecer nos fuimos a cenar y más tarde a ver el concierto de Mojinos. La gente estaba cansada y se acostó pronto, yo preferí quedar a ver al Sevilla que la verdad que me prestó por la vida. A las 3 estaba en la cama (perdón en el saco), y al día siguiente sin más novedad que las despedidas sentidas y el viaje tranquilo de vuelta a casa. 

Por una vez y sin que sirva de precedente, Pajares nos recibió con un tiempo normal, ni lluvia, ni niebla, ni nieve; solo un tiempo normal.

Ha sido para mi un auténtico placer volver a ver a la gente del SCC, compartir otra vez kilómetros y cervezas con mis amigos viajeros del Carpe Diem de Gijón y juntarme y charlar con tanta y tanta gente.

Si aún quereis ver algo más de Pinguinos os dejo el siguiente vídeo:




Y por último, el resto de las fotos del fin de semana: