domingo, 22 de septiembre de 2013

PAJARES EN MOTO

El puerto de pajares es uno de los míticos puertos asturianos. Empiezo una serie de videos donde mostraré los puertos más famosos asturianos. Tengo que mejorar el tema del sonido, porque se me escucha fatal, pero bueno, algo se hará.

La idea está basada o copiada directamente, de MrHicks46, buscarlo por la red porque mola mucho. Está dando la vuelta al mundo en moto, ya abriré un post de el.


Saludos!!!!

domingo, 1 de septiembre de 2013

CROACIA EN FURGO


Nuestra nueva aventura poco tiene que ver con las motos. Enlazo aquí la crónica de "CROACIA EN FURGO" para compartir con mi blog de motos, un viaje que en cierto modo ha completado el viaje que hicimos a Croacia en moto.

El viaje a Croacia fue un viaje que por la inexperiencia no fue completado, nada más llegamos a Rijeka, perdiendonos de que manera todo lo impresionante que tiene Croacia. 

Podéis ir echando un vistazo a Croacia en furgo:







Saludos!!!

domingo, 4 de agosto de 2013

LAS TREFFEN

Concepto heredado de la borrikentreffen, fórmula sencilla. La cena del viernes es a base de los productos que cada cual trae de su tierra, la bebida suave se compra en el lugar de origen, la no suave que cada uno traiga lo que le parezca. El sábado se come en ruta un bocadillo cunetero y para cenar se hace una parrillada. Por último la organización proporciona un prado para las tiendas y un contacto por si quieres dormir en cama.

Sencillo, barato y efectivo. Probablemente una de las mejores formas de disfrutar de los amigos, la moto y los paisajes.

Empezamos con la porkotreffen, que se celebró en Esmelle (Ferrol), nuestros anfitriones nos obsequiaron en un emplazamiento perfecto con una dosis de buen rollo elevada. Comida y bebida en abundancia, percebes, queimadas, cánticos, gaitas... magia.

Al mes Fran organizó de nuevo la gochutreffen. De nuevo un sitio inmejorable, más percebes, centollos, y hasta un gocho a la parrilla... Genial!



La siguiente, la gachastreffen, mientras vídeo de las últimas "treffen"


jueves, 4 de julio de 2013

DE ENERO A JUNIO 2013

COMER PULPO A FONSAGRADA


Ruta típica del entorno motero astur. Para ir nos decidimos por el pozo de las mujeres muertas.


Cuenta la leyenda, que unas vaqueiras de Luarca en un frío día de otoño decidieron ir a buscar las cabañas donde pasaban el verano con el ganado, unas mantas y otros aperos. Cuando estaban a la altura de los Altos del Candal, les sorprendió una gran tormenta de nieve, así que decidieron resguardarse en el pozo.

La ventisca y el gran frío tardó varios días en arreciar, y allí quedaron las mujeres sin poderse mover hasta que murieron de frío.

A la primavera siguiente las encontraron acurrucadas y envueltas en sus mantas.

Comimos pulpo en el típico sitio donde van moteros, autobuseros y demás...


Para bajar, hicimos más curvas, bajamos por Pola de Allande y el embalse de grandas.



II MOTOENCUENTRO CARPE DIEM

La ruta consisitió en ir a Cangas de Onís, Riaño, Cistierna, Boñar y Pola de Laviana. Últimamente vamos tan atacaos que no tengo tiempo ni a echar fotos :-).




RUTA HASTA LOS LAGOS DE SANABRIA:

El pasado fin de semana nos acercamos hasta los lagos de Sanabria, para "ir a comer". La ruta elegida es altamente recomendable, un buen número de carreteras cojonudas.






domingo, 17 de marzo de 2013

LAS DIEZ MEJORES RUTAS EN MOTO DEL MUNDO

Siempre se ha dicho que lo importante no es llegar a un destino, sino disfrutar en el camino. Cuando este viaje se hace subido en una moto, esta frase cobra aún más importancia. La emoción del trazado de la carretera, las paradas que se hacen a lo largo del recorrido o el simple placer de conducir y la sensación de libertad son algunas de las promesas básicas que debe garantizar una buena ruta en moto. Al margen de las escapadas de fin de semana, de pilotar por un prestigioso circuito o de rodar hasta alguna concentración, hacer una gran ruta es el sueño de cualquier motero de pro. Realizar una selección con las más míticas siempre lleva implícito un factor subjetivo. 


1. RUTA 66, ESTADOS UNIDOS



Ruta 66, EE.UU. La merecidamente apodada como «calle principal de América» es una carretera que todo motero que se precie lleva impresa en su ADN. La madre de todas las rutas cruza una superficie de 3.939 km entre Chicago (Illinois) y Los Ángeles (California), atravesando estados tan diversos como Misuri, Kansas, Oklahoma, Texas, Nuevo México y Arizona. Por este trazado discurrieron las vidas de muchas familias que se vienen obligadas a emigrar a la costa oeste del país debido a la Gran Depresión.

Su arraigo en el imaginario colectivo es fruto de las profusas referencias que se han hecho y que se siguen haciendo en novelas, como la premiada con un Pulitzer «Las uvas de la ira», de John Steinbeck, o en canciones, como la famosa «(Get Your Kicks On) Route 66», que popularizaron Nat King Cole y Chuck Berry, y que ha sido objeto de múltiples versiones, como las de The Rolling Stones o Depeche Mode.


2. RUTA 40. ARGENTINA


Si la ruta 66 es uno de los emblemas para los estadounidenses, la ruta 40 juega el mismo papel para los argentinos. Se trata de una carretera que cruza el país de norte a sur, desde la ciudad de La Quiaca, en Jujuy, justo en la frontera con Bolivia hasta Cabo Vírgenes, en la provincia de Santa Cruz. Al correr paralela a los Andes y atravesar varios parques naturales, la vistas resultan incomparables.

A lo largo de sus más de 5.000 km, los moteros tienen la opción de deleitarse con los más diversos entretenimientos: las ruinas precolombinas de los Quilmes en Tucumán, las aguas termales de Catamarca, los famosos vinos de Mendoza y San Juan, el célebre glaciar Perito Moreno en El Calafate, etc. Hay que elegir bien cuándo realizarla porque la nieve hace inviables algunos tramos en invierno, mientras que el desbordamiento de los ríos hacen lo propio durante el verano.

3. COSTA AMALFITANA. ITALIA


Una ruta costera imprescindible que tiene el mar Tirreno como telón de fondo. Con la declaración de  patrimonio de la Humanidad de la UNESCO como aval, esta costa italiana, no lejos de Nápoles, discurreentre las poblaciones de Sorrento y Amalfi a través de la strada statale 163. Curvas sinuosas y vistas de impacto caracterizan un viaje que quedará impreso en la memoria de los que decidan llevar a cabo.

Los pueblos con los que nos toparemos son auténticos paraísos terrenales. Es imprescindible dejar la moto a un lado en Positano y descender andando hasta su playa de arena negra mientras nos rodea un riquísimo aroma a limón que emana de las tiendas donde se elaboran jabones, perfumes y, por supuesto, el licor de limoncello. Otros pueblos profundamente inspiradores son el propio Amalfi, donde Ibsen escribió «Casa de muñecas», o Ravello, lugar que sirvió a Wagner para crear la escenografía de «Parsifal».

4. OSLO. CABO NORTE. NORUEGA


Cabo Norte son dos palabras que todo amante de las dos ruedas desea escribir en su diario de destinos alcanzados. Desde toda Europa, muchos motoristas planifican una ruta en la que los paisajes helados son los protagonistas. Saliendo de la capital noruega, el itinerario variará en función de si se desean tomar ferris, pagar más o menos peajes y evitar ciertas carreteras cerradas en determinadas épocas del año. Básicamente, la ruta puede desarrollarse solo por Noruega, abarcar también Suecia, o incluso, tocar parte Finlandia.

Si se prefiere hacer este trayecto por el exterior y disfrutar de los maravillosos fiordos, no hay que perder la oportunidad de circular por la famosa carretera del Atlántico, una sección impresionante de apenas 8 km que une las villas de Kårvåg, en Averøy, y Vevang, en Eida. Sus puentes son obras de ingeniería perfectas. Dentro del país escandinavo, hay paradas más allá del Círculo Polar Ártico que merecen la pena, como las ciudades de Tromsø o Alta. Un poco más allá, nos espera un lugar que durante mucho tiempo fue conocido como el punto más septentrional de Europa. Una merecida recompensa.

5. CABO DE GATA. GRANADA ESPAÑA


La geografía patria también posee un caldo de cultivo excepcional en cuestión de rutas ideales para moto. Recorrer el camino que va del Cabo de Gata, en el pueblo de Níjar (Almería) hasta Granada capital es una experiencia para los sentidos. La aridez del desierto y la frescura del mar se dan la mano a través de un trayecto que brinda la oportunidad de perderse en alguna de las aldeas rurales que componen el itinerario.

El parque natural que sirve de punto de partida es un espacio natural de origen volcánico salpicado de acantilados y costa virgen que dejan con la boca abierta. El desierto de Tabernas también es una parada obligatoria, aunque solo sea por rememorar los gloriosos tiempos del ‘spaghetti western’. Tampoco hay que pasar de largo por La Alpujarra, en las faldas de la ladera sur de Sierra Nevada, y dejarse embelesar por sus pueblos blancos.

6. PASO DE SAN BERNARDINO. SUIZA


La belleza de los Alpes es la carta de presentación de un alto paso de montaña que une las poblaciones de Thusis (Graubünden) con Bellinzona (Ticino). Situado en el extremo oriental de los Alpes occidentales a 2.065 m de altura, formó parte de una ruta comercial que tenía su origen en Génova. Su zona más conflictiva es la denominada ‘Via mala’ (camino malo), una sección antigua dentro del cantón de los Grisones, entre Thusis y Zillis-Reischen.

Esta ruta está dotada de curvas que parecen interminables, además de subidas y bajadas más propias de una montaña rusa que de una carretera. El trayecto incluye un túnel de 6,6 km de largo. El paisaje que se tendrá el honor de admirar el motorista durante la conducción es impagable, puesto que los impresionantes picos alternan con bosques de pinos, flores autóctonas y singulares humedales.

7. THE CAT & FIDDLE, REINO UNIDO


La región de los Mindlands del Este, en Inglaterra es el regalo que hace Reino Unido a los apasionados de las dos ruedas. Esta ruta, traducida como «carretera del gato y el violín», une las ciudades de Buxton (Derbyshire) y Macclesfiel (Cheshire) y es famosa por ser la más peligrosa del país. Sus cambios de rasante y sus curvas son un verdadero desafío, ya que estas últimas son numerosas y frecuentes, además de ser varias las que cuentan con visibilidad escasa o nula.

No hay que tomarse a broma los alicientes de este trazado, ya que de las 264 muertes ocurridas en esta carretera desde 2001, aproximadamente el 70% de los fallecidos o heridos de gravedad eran motoristas. Si finalmente se decide correr el riesgo, a lo largo de este recorrido es posible disfrutar de unas fantásticas vistas del condado de Manchester, del parque nacional de Peak District y de las llanuras de Cheshire.

8. RUTA POR LOS BALCANES


La península de los Balcanes engloba muchos países. Planificar un itinerario en moto por esta zona concede una gran libertad, puesto que existen muchas ciudades interesantes. Se puede centrar la ruta en la línea de costa y tomar como punto de partida Sarandë, recorriendo un serpenteante camino en el que podremos visitar, por ejemplo, los fascinantes puertos de Vlorë y Durrës. Ya en Montenegro, es inevitable dejarse seducir por la turística ciudad de Bar.

Sin perder el Adriático como referencia, pronto se llegará a Croacia y a una de sus localidades estrella: Dubrovnik, que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Una vez llegados a este punto, se proponen dos alternativas. La primera es no abandonar la costa y llegar hasta Split, otra localidad croata de bandera. La otra es adentrarse en el interior y cruzar la frontera de Bosnia-Herzegovina para visitar poblaciones tristemente famosas debido a la guerra como Mostar o, la propia capital, Sarajevo.

9. HO CHI MINH TRAIL, VIETNAM


En la década de los 60, en plena Guerra de Vietnam, se creó una ruta de aprovisionamiento para abastecer a los Vietcong de víveres y armamento. Las sendas que componen este camino discurren a través de bosques, por lo que solo es posible recorrerlo andando o en moto. La ruta, que une Vietnam del Norte y Vietnam del Sur, se adentra también en el territorio de Laos y de Camboya.

Aunque se puede hacer de forma independiente, los mapas de la zona no son lo suficientemente esclarecedores, por lo que podría ser peligroso perderse entre la maleza. Se aconseja contar con la ayuda de alguno de los numerosos «easy riders» locales y negociar un precio por hacer de guía a través de la ruta. Estos moteros vietnamitas se ganan la vida llevando a los turistas de paquete para enseñarles los lugares más emblemáticos.

10. SURESTE DE LA INDIA


Hacer un recorrido por los estados indios de Kerala, Karnataka y Goa en moto es una experiencia llena de contrastes, sobre todo si se combinan zonas de costa y de interior durante la ruta. Una buena idea es empezar en Cochin, una ciudad con reminiscencias portuguesas, visitando la preciosa playa de Marari. Sin perder de vista el mar y los lagos, se sigue hasta Allepey, para después adentrarse hacia la reserva natural de Periyar y las plantaciones de té de Munnar.

El itinerario enfilaría hacia Thrissur, la capital cultural de Kerala, siguiendo después hacia Calicut por una carretera rural para llegar hasta las playas de Kannur. Desde aquí se podría seguir la línea de costa hasta llegar al sagrado lugar de Gokarna y, por último, a Goa y su fantástica playa de Anjuna. Otra posibilidad es hacer otra incursión hacia el interior de la península visitando paradas espectaculares como Madikeri, Mysore, Hassan o Belur.

PD: Fuente, ABC Viajes

miércoles, 13 de marzo de 2013

MIQUEL SILVESTRE Y UN MILLON DE PIEDRAS

Hace tiempo, descubrí a Miquel Silvestre por el foro bmwmotos. Flipé, es una buena manera de describir a ese viajero que había dado mil tumbos por Africa.

Silvestre, representaba la libertad con mayúsculas. Había sacado una oposición y harto de todo, había dejado su trabajo estable y bien remunerado para viajar por Africa con penurias y poco dinero.

Hace tiempo Miquel Silvestre no era conocido, no tenía patrocinios y era uno más de nuestro entorno motero. Uno de esos locos que se hacen viajes alucinantes, con cierto riesgo por el hecho de rodar en moto.

Vaya, un tipo para quitarse el sombrero.

Hizo su viaje, y escribió un libro "un millón de piedras", me lo compré y quedé totalmente satisfecho de la compra. Me encantó el libro, ese estilo crudo directo que tiene el autor, no me dejó indiferente.

Tiene anécdotas desgarradoras, te cuenta como es aquello, o como él lo ha vivido. 

Si aún no has leído este libro, yo lo recomiendo porque es muy bueno, vamos a mi me gustó mucho. De los libros que he leído de motoristas, es el que más me ha gustado.

En el título de esta entrada, pongo "Miguel Silvestre y un millón de piedras", porque el Miquel Silvestre de un millón de piedras no parece la misma persona que el Miquel silvestre de la fuga del náufrago.

Hace unos días, cabreado con el libro la fuga del náufrago escribí esto:


Igual me pasé un poco, lo reconozco, pero es que el personaje y todo lo que le está rodeando me parece un timo. 

Hasta el mismo autor creo que reconoce que se le va la olla, sinceramente me parece un atraso haber cambiado un trabajo de puta madre, para ser exclavo de otro mucho peor. Cuando se viaja, creo que se tiene que disfrutar, si grabas un vídeo o escribes un libro no puede ser una obligación, tiene que ser porque crees que hay historia para un libro o porque te apetece hacer una crónica o editar un vídeo.

Pero ahora, los patrocinadores pedirán carnaza y hay que alimentarlos. Hay que hacer vídeos de lo que sea, para que se vean bien los sponsors y hay que sacar libros de debajo de la manga si se tercia (Europa low cost o la fuga del náufrago)

Creo que estamos viendo la corrupción del espíritu libre y aventurero en tiempo real y es una pena.

Aún me acuerdo de aquellos vídeos mal editados de Africa en los que Silvestre lo transmitía todo, que bueno era.

Para mi es una lástima, yo no desearía ser exclavo de no se sabe muy bien qué.

Una pena.


domingo, 17 de febrero de 2013

LA FUGA DEL NAUFRAGO

Hace unos días me decidí a publicar una crítica negativa del libro salí a dar una vuelta (Salí a dar una vuelta, el libro) y ahora continúo con mi segunda crítica negativa, en este caso del libro de Miquel Silvestre, la fuga del náufrago.

Lo primero a comentar que llamarlo libro es excesivo, yo lo llamaría croniquilla o librillo, no se... Son 125 páginas al bonito precio de 17,00 €; ¿tomadura de pelo sería un buen calificativo?

Miquel Silvestre escribe bien, así lo demostró en un millón de piedras y también en esta cronica de su viaje a Irlanda, pero eso no salva al libro.

Si vas a leer el libro, cosa que te llevará dos o tres horas escasas, no esperes encontrar aquí un viaje en moto alrededor de Irlanda. Se intenta seguir los pasos de un tal Francisco de Cuellar que te enteras más leyendo la wikipedia que haciéndolo en el libro.

De verdad, no hay historia, no pasa nada. Te haces un viaje hasta irlanda para encontrar cuatro tumbas?. Si alguien le interesa la historia de la Armada Invencible hay toneladas de literatura. Además es un capítulo que nos enseñaban en la escuela con bastante detalle, este libro no va a aportar nada al lector.

Luego está la presentación. Oh yeah, estuve en la presentación del libro en Oviedo y flipé. Poco hay que presentar, pues no da para más, pero asistes a un peñazo de vídeo que fue a grabar seis años después de "en teoría" seguir los pasos del tal Francisco de Cuellar. Pero como Irlanda está al lado y de patrocinio para viajar vamos sobraos, pues nos vamos a dar una vuelta hasta Irlanda y de paso grabamos unas tomas y hacemos unas fotos.

Y decía que flipé, porque en un momento de la exposición, el bueno de Miquel se pone a llorar, así tal cual. El motivo de su desconsolado llanto no era otro que se acordaba de los militares españoles que habían muerto hace 200 años por la patria. Pero lloraba de verdad, os lo juro. Para mi solo hay dos caminos que justifican tan desconsolado llanto; 1 que Miquel Silvestre está mal de la cabeza y 2 más probable que tiene que hacer algo para llamar la atención.

En fin, comprar el libro si lo que queréis es ayudar al autor a seguir viajando, pero no lo hagáis por lo que es el libro en sí, porque no hay libro ni hay  historia ni hay nada.

En breve publicaré la crítica de un millón de piedras, esa al fin, es buena!


sábado, 2 de febrero de 2013

SALI A DAR UNA VUELTA (EL LIBRO)

Seguí el viaje de Fabian desde su inicio, incluso fui a Madrid a recibirlo en su viaje de la vuelta al mundo (Fabian y la borrikentreffen). Esto lo comento porque para nada mi crítica es basada en la envidia o en el rencor, es más mi predisposición era más que positiva.

El caso es que compré el libro de los primeros que salieron, dedicado y todo. La primera impresión es muy buena, está bien encuadernado, trae un marca páginas con una foto chula y alguna cosilla más. 

También viene con un CD interactivo que es altamente recomendable, un montón de fotos comentadas por el autor con su particular estilo.

Empieza el libro. Empieza un tostón enorme. He tardado en terminar este libro más de cinco meses porque no podía con el. Cuando leo un libro que me gusta, que me atrapa y en un fin de semana me lo ventilo, pero este ufff, que odiséa...

Los capítulos empiezan con una foto chula en el margen derecho, muy bonito, pero lo que es el interior sinceramente no vale nada. El autor abusa hasta la tortura de la descripción infinitesimal del paisaje. En este libro no hay aventura, no pasa nada. Prácticamente es una descripción continua de paisajes, continua y pesada.

"Una carretera sinuosa, atormentada por un Pacífico turbulento y desatado, espumante y bravío como el peor de los Atlánticos a mi izquierda, y ahogada casi por las montañas, los acantilados y las dunas de arena a mi derecha, unas dudas y unas montañas de proporciones mastodónticas y aspecto rudo, fiero y agreste. El cielo azul ceniza, el aire....."

Y así sigue hasta el infinito.

Me ha sorprendido la escasa, casi nula relación con las personas que Fabián se encuentra en su viaje. El viaje es una sucesión de paso de fronteras, donde por huevos se tenía que relacionar con alguien, y descripciones paisajísticas.

Parece que se levanta, monta en la moto, conduce, llega a los sitios, busca hotel, algún sitio donde cenar y listo. No hay emociones, no hay fiestas, no hay mujeres, no folla, no toma cerveza, no rie, a veces llora y alguna vez habla con alguien. Los capítulos pasan entre la descripción del paisaje y las fronteras. De vez en cuando algún problema con la moto...

Me jode hacer una crítica tan mala, pero es que para escribir un libro así, es mejor no escribir nada. Vamos a ver, el libro se venderá (el más vendido del género) por una campaña de marketing buena o muy buena, pero no por lo que tiene.

En eso Fabian si es un crack. En el marketing. Mirar que fotos más guapas para poner en tu cabecera de facebook:




Como esas fotos hay un ciento, solo hay que buscarlas en su web. En eso si es bueno Fabian, lo vídeos son geniales, las fotos muy buenas y quizás los post en suelto también sean buenos. Pero no un libro, al menos esa es mi opinión.

Luego con toda la perspectiva del tiempo, se ve claramente que todo esto ha sido un fin para conseguir fama y poder dedicarse a algo que le gustara más que lo que hacía. Digamos que parece que había que pasar el trago de darse la vuelta al mundo para conseguir el resto. 

Lo siento mucho, pero lamentablemente esa es la imagen que me queda. 

Si alguien me pide consejo para la compra del libro, pues mi consejo es que lo compre, al final el chaval se lo curró, el cd a mi me gustó bastante y el libro pues oyes queda bien en la estantería, al fin y al cabo es bonito....


miércoles, 16 de enero de 2013

PINGUINOS 2.013

32 Edición de la concentración más grande de España y la mayor concentración invernal del mundo.

Pingüinos se ha convertido en la mejor concentración de motos de España, así de sencillo y así de categórico. Eso sí, tienes que saber a lo que vas y lo que quieres hacer. 

No se puede comparar a una reunión chiquitita o a una de las últimamente de moda "antipinguinos", no esto es otra cosa.

Lo primero que te ofrece es el todo. Puedes ir con la familia o con los amigos, pasar un finde motero con la novia en Valladolid con la excusa de la moto o montar un campamento base con todo lo inimaginable, también con el mismo pretesto de la concentra.


Para los moteros más noveles, deja el gustillo este de "me lo he currao, he ido a pinguinos", esas cosas molan, hacen ilusión.

En este caso vuelvo a coincidir con uno de mis mejores amigos, solo que 20 años después de aquel pingüinos del 93 en el que con dos 75 c.c. nos desvirgamos en esto de las concentras moteras.



Los del grupo del Carpe, cada vez organizamos más. Este año, carpa, costillas, bebida, sillas y asistencia de cuatro ruedas. Joder, empieza a ser un campamento cojonudo. Además lo unimos con la gente del shadow custom club y tenemos un cóctel muy, muy bueno.

Lo que pasa que además este año, por lo que sea lo hemos disfrutado como enanos. La noche del viernes como siempre es la mejor. Que coño, nos corrimos una buena juerga. El sábado más tranquilos y muriéndonos de risa con las anécdotas del viernes a la vera de la hoguera (que terminó prendiendo) en armonía, compartiendo amistad, motos y anécdotas. ¡Que bueno!



La noche, es la noche, jeje. Como dice Chester ¡Fieeeessstaaaa!





Me quedo con un detalle de la organización que me encantó. El domingo salimos tarde, cuando ya había terminado el sorteo. Bien, pues estaban cuatro de la organización a la salida, despidiendo a TODAS las motos que se marchaban. Tres decían adiós y el último te invitaba a chocar la palma. Esto con todas las motos, creo que es de valorar teniendo en cuenta que "solo" van 30.000 personas.


V´sssssssssssssssssss