Mostrando entradas con la etiqueta Estocolmo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Estocolmo. Mostrar todas las entradas

sábado, 14 de julio de 2012

ESTOCOLMO


ETAPA 3 DEL VIAJE A CABO NORTE

Los antecedentes del Viaje:
1. Trailer de presentación
2. En recuerdo de Lecall
3. Ferry Gijón - Saint Nazaire
4. Saint Nazaire - Estocolmo

Estocolmo es una perla situada al sureste de Suecia. Es una ciudad preciosa que merece ser visitada. 

Después de una dura jornada de autopista, precedida de una noche infame en el ferry que nos cruzó a Suecia, llegamos a un más que confortable hotel situado en el centro de Estocolmo, que se agradeció muchísimo, después de las calamidades vividas en el ferry. Aquí teníamos por dos días ducha caliente, una cama y bonitas vistas.


Por una gran avenida, nos dirigimos a la ciudad vieja, como una primera toma de contacto. Ya en ese momento nos dimos cuenta que Estocolmo es una de las ciudades más bonitas de Europa. Pero el objetivo real de ese día era ver la final de la Eurocopa entre España e Italia. En un país escandinavo, a miles de kilómetros de casa, se veía mucha camiseta de la selección y no siempre eran Españoles quienes la llevaban. España crea afición, que por otro lado es más que normal.

Antes del partido

Viendo el partido, Italia se lamenta de su suerte

Pues el resultado final fue 4-0 para España, buen momento para dar cuenta de las Mahous que traje desde España para este momento. El cuerpo pedía celebración a lo grande, pero esto no es posible en un país del norte, por lo que mejor dormir y mañana seguir la jornada de turisteo.

Siendo una ciudad clásica, tiene toques modernistas en alguno de sus edificios, hay recrecidos ultra modernos en edificios clásicos y las típicas "locuras" de alguno de los arquitectos modernos.



Pero Estocolmo, es en definitiva una ciudad clásica, una preciosa ciudad clásica. El hecho de estar construida en un entramado de islas le da ese toque colorista que lleva implícito el azul oscuro del agua, mezclado con edificios clásicos y ese cielo raro en el que casi nunca es de noche.



Lo primero que hicimos fue subir a la torre del ayuntamiento, un edificio de millones de ladrillos rojos (8 millones), que desde lo alto de su torre te ofrece unas vistas de la ciudad impresionantes. No recuerdo lo que cuesta subir, pero merece la pena.





Después de la subida de los miles de escalones, seguimos por la parte antigua (Gamla Stan), allí está el palacio real, la catedral, el museo de los nobel y sobretodo un entramado de calles estrechas que tienen mucho encanto.






Después de la visita a la ciudad vieja, tocaba el primer homenaje del viaje, que no fue más que un plato del día que supo a gloria bendita. En esta ciudad, comer no es caro (unos 12 €), eso sí, bebiendo agua del grifo, que por otro lado es típico ya que presumen de tener la mejor agua del mundo.




Después de comer, una siestina y con la moto a conocer alguna isla más de la ciudad, el parque de atracciones, algún parque....





El próximo día tomaríamos rumbo al cabo Norte....