Mostrando entradas con la etiqueta Faro 2.007. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Faro 2.007. Mostrar todas las entradas

domingo, 28 de noviembre de 2010

FARO 2.007

Hoy publico un viaje que no salió bien. La acabo de releer y hay muchas cosas con las que hoy no estoy de acuerdo. Esta crónica está escrita justo después de volver de Faro y las emociones vividas estaban recientes.

A veces los viajes no salen bien, en este fallaron cosas. Pero al final siempre queda el gusto de lo vivido, que no siempre tiene que ser bueno.



Fecha : 19-07-07


Día 1 (Jueves 19/07/07):

Habíamos quedado en la gasolinera de Fuente Sila de Oviedo a las 10:30, Gnomo llegó a la hora prevista, Carmen y yo unos cinco minutos más tarde y Pirata y Sonia un cacho más tarde. Nada más llegar, le preguntamos a Pirata el motivo de su tardanza y nos contesta que tiene problemas en la moto, que le tiembla la dirección y que se está planteando lo de ir a Faro. Ha tardado puesto que ha estado mirando la dirección pero no se detecta nada raro. Yo doy una vueltina por la gasolinera y no noto nada, pero el problema es entre 60 Km/h y 80 Km/h, por lo que en la gasolinera no se detecta nada. Rápidamente asociamos los problemas de dirección a la excesiva carga de la moto, puesto que se ha desplazado considerablemente el centro de gravedad de la misma y eso hace que se haya perdido el aplomo habitual de la rueda delantera.


Después de repostar nos tomamos unos cafés en la misma gasolinera y empezamos nuestro viaje. Comenzamos despacito por el problema de la Volusia, pero pasado Mieres marcamos un ritmo constante que sería el de todo el viaje 130-140 de marcador.

La ruta que seguimos nos conduce por el puerto de Pajares, mucha niebla arriba, la subida sin complicaciones, coroné en primer lugar yo y después Gnomo y Pirata.



Después de fumar un cigarro enfilamos rumbo a León, a la altura de la Robla pirata no está detrás, lo que hace que nos paremos a esperarle, temiendo que se hayan agravado sus problemas direccionales, cuando aparece nos indica que le han llamado del curro, pero que no pasa nada, continuamos hacia León, allí el road-leader (yo) se equivoca al pillar la nueva variante y eso nos hace meternos en León, bronca de los compañeros y parada en semáforos. Eso provoca que Carmen se fije que Sonia ha perdido su recién inaugurado pircing, lo que nos motiva una nueva parada. Sonia se pone un nuevo adorno en su labio, en vez de un pincho ahora lleva una bola negra.


Bueno pues es tarde y todavía estamos en León, avanzamos un poco más hasta pasado Benavente, lugar en el que comimos. Allí Pirata cambia el respaldo de la moto, poniéndolo más alto, bueno lo arreglaron entre Gnomo y él, porque yo lo que se dice mucho no participé en la reparación. Después de esto comimos con el saludo del amigo de moteros Benavente Rolan, muerto de ganas de poder acompañarnos en nuestro viaje.

Después de comer continuamos trayecto en este caso por autopista hasta Bejar, 200 km´s sin parar, ahora sí estamos haciendo un buen viaje. En Bejar paramos a repostar y de paso tomar un tentempié.


Por cierto la zona de Béjar, una preciosidad, habrá que volver con más tiempo para conocerlo en profundidad. Una visita muy recomendable en la que visitaré el museo de Hervás, que en este viaje no me ha dado tiempo, y también algún sitio más, pero eso es otra historia.

De Bejar, volvemos a tomar rumbo, esta vez hasta Cáceres, sitio en el que pernoctaremos. Elegimos hotel y después de dejar las cosas nos vamos a cenar. Ciertamente estamos algo cansados, pero esto no nos impide que después de cenar nos tomemos unas copitas. La noche la amenizó el señor Gnomo contándonos sus aventuras vividas a lo largo de su vida (increíble el currículum de este hombre).

A la hora de la cena intercambiamos pareceres por la hora de salida del día siguiente, mis compañeros preferían levantarse a las 7:00 de la mañana, mientras que Carmen y yo preferíamos no marcarnos un horario fijo, cedemos y nos emplazamos para las 8:00 de la mañana del día siguiente en recepción. No tengo fotos de Cáceres ya que se me olvidó la cámara en el hotel. La ciudad ni fu ni fa, pero la gente muy arreglada y chicas muy majas.

Día 2 (Viernes 20(07/07):

A las 8:00 de la mañana estamos en recepción, allí estaba Gnomo y cuatro amigos de Pirata de los moteros nos son buenos custom clan, Pal, su novia y otra pareja más que no me acuerdo de su nombre. Inicialmente parecieron unos chicos bastante majos. Nos despedimos de ellos aunque los volveríamos a ver más adelante.

Esperamos por Sonia, y una vez que esta estuvo preparada nos vamos hasta el parking donde habíamos dejado las motos y rumbo a Faro.


Total que a eso de las 9:00 nos salimos de Cáceres y cogemos carretera hasta el pueblo de Zafra en el que nos desviamos para desayunar. Desayunamos y en el desayuno comienzan la disparidad de opiniones de la ruta a seguir, por un lado yo propongo bajar a Huelva por la nacional de Zafra y por el otro Pirata opina que es mejor ir por la autopista que pasa por Sevilla y nos vemos en Huelva. Entre dimes y diretes al final Gnomo y Pirata van por Sevilla y yo voy en contra de mi voluntad de romper el grupo, por la nacional, los colegas de Pirata que andaban por ahí también se deciden a ir por Zafra, pero la verdad que yo tiré primero y ni los ví. La decisión de ir por Sevilla, se apoyaba en el problema de manillar de Pirata69 que aún proseguía.


Cuento la parte de viaje que me tocó vivir, la carretera que va de Zafra a Huelva es estupenda, igual te aburres de adelantar camiones de ganado porcino, pero por lo demás muy bien. Ya en la provincia de Huelva y pasado Jabugo paramos y me quito los pantalones de cuero que a estas alturas me estaban dando un poco de calor.

Bueno una vez que llego a la autopista del V Centenario, intento encontrar un área de servicio, pero ninguna, lo que me hace desviarme en Ayamonte a repostar y esperar a mis compañeros que después de una llamada telefónica llegan a los 15 minutos. Aunque es tarde (sobre las 14:00) decidimos todos llegar a Faro y comer allí por lo que de ese modo actuamos.

Pues llegamos a Faro, tomamos el desvío que nos lleva hasta la ciudad, muy mal indicada la ruta a seguir para llegar a la concentración, eso nos hace perdernos en la horrorosa ciudad de Faro, cuando estábamos buscando la concentración casi nos enviste un mercedes portugués, primero a mí y luego a Gnomo, se ve que mucho amor a las motos la gente lusa no tiene. Preguntando a un policía llegamos a la concentración, por fin. La primera impresión es la de ver muchas motos custom, paramos a comprar nuestra entrada y para dentro. La entrada está compuesta de una camiseta, un pin, una pegatina, un parche y un casco de dudosa utilidad, además de la entrada a la concentración y una cena, un desayuno y un almuerzo. Total 40 €, buen negocio para los amigos del moto club faro, si señor.

Una vez que entramos en la concentración, nos disponemos a buscar sitio, encontramos uno en el que parecía que había un pasillo interior que taponamos parcialmente. Una vez instaladas todas las tiendas nos llega un energúmeno de nacionalidad francesa y nos indica que le molestamos a él y a sus 20 compañeros y que nos tenemos que largar. En inglés, Gnomo intenta evitar la confrontación, pero al final el susodicho nos indica que o le quitamos las motos o las quita él, por lo que se marcha y al cabo de un minuto aparece con su bonita HD a toda ostia hasta que la frena en la pierna de Gnomo sin causarle ningún daño, Pirata le indica que se calme y el hombre se va con nuestra promesa de que le quitamos las motos. No sólo le quitamos las motos, sino que para evitar conflictos y en un acto de prudencia desmontamos las tiendas y nos vamos a otro sitio. BIENVENIDOS A FARO.

Con los ánimos muy caldeados buscamos otro sitio, en este sin embargo no tenemos ningún problema y colocamos por segunda vez las tiendas. Cansados por el viaje, sin comer y con una segunda instalación de las tiendas, por fin estamos ubicados en Faro.


Una vez instaladas las tiendas, hinchados los colchones y descargadas las maletas nos vamos a comer son las 18:00. Cuando vamos a comer descubrimos la comida portuguesa, nos apañamos con unos bocadillos de carne semicruda y unas cervezas.

La única bebida de Faro es la cerveza Sagres, también tienen un brebaje similar a la coca-cola y poco más. Por supuesto la entrada no te paga ni un triste café, todo te lo tienes que pagar a parte 0,65 € cada tique. Una cerveza en vaso de plástico de unos 20 cl cuesta 0,65 € (barato), pero un bocadillo de carne o una mezcla que ellos llaman pollo te sale por creo que eran 3,50 €. Lo dicho la comida no muy buena y la bebida tampoco porque no hay ni la posibilidad de variarla un poco al haber sólo cerveza.

Aunque el inicio de faro no fue muy bueno, con la cerveza parece que las cosas se iban viendo algo mejor, y hubo un momento en el que estuve a gusto en Faro, duró desde las 20:00 hasta las 04:00 del día siguiente.

Salimos por la noche y el ambiente muy bueno, la verdad que es cierto que es un caldo de culturas, con moteros de media Europa y bastante buen rollo.

Nos quedamos hasta las 4:00, Pirata, Sonia y yo. Carmen no salió y Gnomo se marchó a eso de las 2:00. El pobre Gnomo no durmió nada, ya que su recién estrenada colchoneta estaba pinchada y hubo de dormir en el suelo. Yo por mi parte dormí bastante bien hasta que amaneció.

Ahora pongo unas fotos de las múltiples que tenemos de allí:









Este venía desde Francia:


Este desde Nueva York:






Día 3 (Sábado 21/07/07):

Por diferentes motivos, todos los integrantes del grupo decidimos marcharnos de allí, por lo que recogemos bártulos y nos vamos. Por un lado Gnomo y yo con la intención de ir a cabo San Vicente y dormir en Lisboa para luego regresar a Oviedo al día siguiente, por el otro Pirata con la intención de ir a dormir a León a casa de unos familiares y al día siguiente regresar a Avilés.

Cuento mi viaje. Salimos con el rumbo a Cabo San Vicente, pero a medio camino, Gnomo propone dar la vuelta atemorizado con la conducción portuguesa, así lo hacemos planteándonos nuestro viaje de regreso de igual manera que el de ida, es decir por la ruta de la plata.

Paramos en Ayamonte, por fin España, comemos al lado del puerto (esto es vida) aconsejados por un camarero muy simpático, (el menú fue paella, morcilla, crujiente de queso muy rico y ensalada mixta), por fin una comida decente después de tanta comida portuguesa.


De Ayamonte tiramos por el mismo camino por el que vine, esta vez acompañado por Gnomo. En el trayecto tuvimos la anécdota de estar parados media hora por un accidente en el que participó un helicóptero y todo.


Dormimos en Zafra en un hotel muy bueno con una cena muy buena. Zafra es un sitio muy bonito. De todo el viaje yo destacaría la provincia de Huelva y la provincia de Salamanca, ambas chulísimas. Lógicamente la mejor de todas es la asturiana, pero aquí igual no soy muy objetivo.


Día 4 (Domingo 22/07/07):

No mucho que decir, volvimos por el mismo sitio que vinimos, pasando por el pajares y con algo de lluvia al final

Fin del viaje:


Kilómetros recorridos: 2.100.

CONCENTRACION DE FARO:

Después de haber estado en Faro voy a hacer algunas consideraciones que estimo es oportuno que quien lea esta crónica ha de saber:

• Faro es una concentración de motos custom, aquí son mayoría con mucha diferencia a las demás, las hay de todos tipo y modelos, abundando como es lógico la marca HD.

• Es una concentración cara, 40,00 € para cuatro cositas que te dan. Se puede llegar a justificar por las actuaciones, pero aún así, a mí me pareció un poco cara.

• La gente que hay en Faro es de lo más variopinto, llama la atención la diferencia de culturas que allí se mezclan.

• Es una concentración segura, el ejército está patrullando constantemente, para que no se desmadre nadie.

• Hay mucho polvo, es una concentración muy sucia. Las duchas son colectivas y tienen habilitados unos grifos para el aseo personal, de los baños mejor no hablar, creo que todos nos los podemos imaginar.

• Ya dije en la crónica que sólo se puede beber cerveza, ni un triste cacharro.

• Muy multitudinaria, pero nada que a mí me haya llamado la atención, es enorme y no hay problemas de sitio ni espacio en ningún momento.

• Muy bueno el mercadillo, enorme y todo de estética custom, para los apasionados de este mundo, realmente interesante.

• Es una concentración en la que te sientes extranjero en todo momento.

Como conclusión, creo que es una concentración a la que hay que ir, para saber lo que es, pero no estoy de acuerdo con toda la gente que habla maravillas de ella, en mi opinión no tiene nada de especial. Lo único que tiene de especial es que es una mega-concentración custom.