Mostrando entradas con la etiqueta La fuga del Naufrago. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta La fuga del Naufrago. Mostrar todas las entradas

domingo, 17 de febrero de 2013

LA FUGA DEL NAUFRAGO

Hace unos días me decidí a publicar una crítica negativa del libro salí a dar una vuelta (Salí a dar una vuelta, el libro) y ahora continúo con mi segunda crítica negativa, en este caso del libro de Miquel Silvestre, la fuga del náufrago.

Lo primero a comentar que llamarlo libro es excesivo, yo lo llamaría croniquilla o librillo, no se... Son 125 páginas al bonito precio de 17,00 €; ¿tomadura de pelo sería un buen calificativo?

Miquel Silvestre escribe bien, así lo demostró en un millón de piedras y también en esta cronica de su viaje a Irlanda, pero eso no salva al libro.

Si vas a leer el libro, cosa que te llevará dos o tres horas escasas, no esperes encontrar aquí un viaje en moto alrededor de Irlanda. Se intenta seguir los pasos de un tal Francisco de Cuellar que te enteras más leyendo la wikipedia que haciéndolo en el libro.

De verdad, no hay historia, no pasa nada. Te haces un viaje hasta irlanda para encontrar cuatro tumbas?. Si alguien le interesa la historia de la Armada Invencible hay toneladas de literatura. Además es un capítulo que nos enseñaban en la escuela con bastante detalle, este libro no va a aportar nada al lector.

Luego está la presentación. Oh yeah, estuve en la presentación del libro en Oviedo y flipé. Poco hay que presentar, pues no da para más, pero asistes a un peñazo de vídeo que fue a grabar seis años después de "en teoría" seguir los pasos del tal Francisco de Cuellar. Pero como Irlanda está al lado y de patrocinio para viajar vamos sobraos, pues nos vamos a dar una vuelta hasta Irlanda y de paso grabamos unas tomas y hacemos unas fotos.

Y decía que flipé, porque en un momento de la exposición, el bueno de Miquel se pone a llorar, así tal cual. El motivo de su desconsolado llanto no era otro que se acordaba de los militares españoles que habían muerto hace 200 años por la patria. Pero lloraba de verdad, os lo juro. Para mi solo hay dos caminos que justifican tan desconsolado llanto; 1 que Miquel Silvestre está mal de la cabeza y 2 más probable que tiene que hacer algo para llamar la atención.

En fin, comprar el libro si lo que queréis es ayudar al autor a seguir viajando, pero no lo hagáis por lo que es el libro en sí, porque no hay libro ni hay  historia ni hay nada.

En breve publicaré la crítica de un millón de piedras, esa al fin, es buena!