Mostrando entradas con la etiqueta Oviedo Monforte. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Oviedo Monforte. Mostrar todas las entradas

domingo, 14 de noviembre de 2010

OVIEDO - MONFORTE DE LEMOS

Hay una serie de relatos que tengo publicados, que son previos a la creación de este blog. Muchos de ellos están en el sitio de Taz, otros en foros varios. Los voy a empezar a recopilar para que estén todos en este blog. Espero que os gusten.

Fecha : 15-04-2007


Dios que malo está el tiempo, lleva toda la mañana lloviendo y la tarde no parece que vaya a estar mucho mejor. La predicción meteorológica anuncia un tiempo de perros para esta semana santa en Asturias. El crío ya tiene hecha la maleta desde hace días, por lo que lo mejor será arrancar y poner rumbo a Monforte de Lemos.

Vestido de cordura, cojo la moto. He quedado con Carmen y Jorge en la gasolinera de fuente sila, de momento no llueve y parece que a la tarde va a mejorar un poco la cosa. Llego a la gasolinera y ya me reclama mi mujer que donde andaba, que se nos va a hacer tarde, tiene gracia cuando llevo esperando por ella en casa un buen rato hasta que lo tuvo todo preparado.


Pues nada arrancamos dirección León, por la autopista yo primero abriendo paso con la Shadow y después con el meganne mi mujer y mi hijo. La autopista es muy aburrida pero tampoco en un viaje de 300 km vamos a ir siempre por carreteras secundarias.

Sin novedad llegamos al peaje de Campomanes donde desde Pola de Lena hay una insistente lluvia, de momento el pantalón del Lidl, no cala y me está manteniendo bastante calentito.


Poco después de pasado el peaje, después del primer túnel empieza a nevar, hacía tiempo que no circulaba en moto nevando, me acuerdo que la última vez fue, como no, yendo a Pingüinos. Joder la verdad es que nieva de huevos, se me pega la nieve al casco, pero de momento, lo que es la carretera está ok. Los túneles sirven de respiro para entre túnel y túnel aguantar el intenso temporal que está cayendo. No puedo reprimir un grito bajo la intensa nevada, como me gusta montar en moto.

Pasado el túnel del negrón la nieve ya no es tan intensa, se vuelve un chispeo de agua nieve muy curioso, pues no llega ni a mojar la carretera.

Nos desviamos dirección a Villablino, abandonando definitivamente la autopista y la nieve. Frío hace mucho, 4º marca el coche, pero la ruta se hace muy entretenida. Caminados unos kilómetros decidimos parar a tomar un cafetín en un bar de un pueblo de Babia. El bar un poco cutre, pero el café muy bueno.


Seguimos por la carretera de Villablino, esta es una carretera que discurre paralela a la cordillera cantábrica en su parte occidental que sencillamente es una pasada, paisajes espectaculares y disfrute al 100% con la chopper. Nunca pensé que esta moto me iba a llenar tanto, es la moto ideal para rodar a ritmos legales, que hoy por hoy son los únicos ritmos que se pueden llevar si no quieres acabar sin puntos.

Villablino nos acoge con un contraste extraño entre la primavera y el invierno, los árboles en pleno estallido de flores y las montañas nevadas al fondo.


Desde Villablino enfilamos dirección Ponferrada por una carretera minera que a diferencia con las minas asturianas, las de aquí están en pleno funcionamiento. Es una carretera muy agradable para rodar, curvas enlazadas bastante rápidas y un paisaje industrial a la vez que natural, recorriendo el curso alto del río Sil.

Llegados a Ponferrada, cogemos durante unos 10 Km´s la autopista de La Coruña, para desviarnos dirección Monforte en O Barco de Valdeorras. La temperatura ahora es bastante agradable y hace rato ya que no llueve.

La carretera que conduce a Monforte es una nacional con tráfico medio, que a ritmos legales resulta agradable, tiene buenos paisajes, en particular los cañones del río Sil. Llama la atención la geología, muy diferente a la asturiana.


Llegamos a Monforte de Lemos a 20:30, después de haber recorrido 275 Km, en unas 4 horas incluyendo alguna pequeña parada.

Ruta 1: Monforte de Lemos – Castro Caldelas – A Rúa – Monforte de Lemos

Al segundo día de la estancia en Monforte, nos decidimos a hacer una rutilla en moto, los rayos del sol lucen intermitentes, apagados con ciertos nubarrones que se vislumbran en el horizonte.

Arrancamos dirección a Castro Caldelas por la comarcal LU-601, carretera en muy mal estado, próxima a su reparación, pero con unas vistas espectaculares. En la primera mitad de su recorrido se baja hasta el río Sil por el talud norte y luego se remonta hasta la ciudad medieval por el talud sur. El río forma unos cañones espectaculares adornados en sus dos veras por plantaciones del vino de la Ribeira Sacra.


Llegados a Castro Caldelas aprovechamos para visitar la fortaleza, que está rehabilitada de una forma difusa con serios contrastes entre el medievo y la edad actual, no obstante es una visita muy agradable en la que se aprecian unas vistas muy buenas desde lo alto de la torre del homenaje.



Desde Castro Caldelas, tomamos la carretera que nos conduce hasta A Rúa, por ésta se culmina el puerto de Cerdeira, se trata de una carretera con curvas amplias de excelente firme y no menos buen trazado, como en todos los sitios visitados hasta el momento, el paisaje es sencillamente espectacular.


En lo alto del puerto nos vemos obligados a parar, pues comienza a llover, pero nos viene bien pues de este modo paramos a tomar un cafetín en un mesón que en la época estival cuenta con camping, tomamos la consumición charlando animosamente, mientras la dueña se entretiene viendo el tomate.

Retomadas fuerzas enfilamos dirección a A Rúa y desde aquí ya por nacional de vuelta a Monforte, no sin parar antes en Montefurado, sitio cargado de historia y leyendas.


Concluye aquí esta bonita ruta de 135 km que hemos hecho con frío pero disfrutando al máximo de la conducción en motocicleta, sin prisas, gozando cada curva y cada nueva imagen que brinda el paisaje con el transcurso de los kilómetros.
La hemos hecho en unas 4 horas incluyendo alguna pequeña parada.

Ruta 2: Monforte de Lemos – A Rúa – A Gudiña – Puebla de Sanabria – Bragança – Chaves – Verín – Orense - Monforte de Lemos

En Monforte no es que haya amanecido un día espectacular que digamos, sino más bien todo lo contrario, de todas formas decidimos marchar puesto que asi lo teníamos organizado. Jorge se queda con sus abuelos y nosotros partimos rumbo a A Rúa pues para allí el tiempo parece que está mejor.

Del camino que nos lleva a A Rúa nada que decir pues es repetitivo. La N120 se está cogiendo continuamente estando en Monforte pues es la principal vía de comunicación que tiene la llamada capital de la Ribeira Sacra. En A Rúa echamos gasolina y partimos dirección a A Gudiña.

Por la carretera OU533 subimos dirección A Gudiña pasando por Viana do Bolo y el alto de Covelo, esta carretera es de curvas con buen firme y también buenos paisajes.


Bajando el alto de Covelo, llegamos a Viana do Bolo, pueblecito que cuenta con un castillo y está bastante bien, perdido de la mano de Dios, eso sí, pero bastante bien. Aprovechamos para realizar una paradiña y resolver unos paneles en el programa ese de Antena 3 de la ruleta de la fortuna.

Tomando el café le pregunto a Carmen que hora es y me dice que son las 14:00, joder yo pensaba que serían las doce o así, se me ha pasado el tiempo volando, más que parar al café habría que haber parado a comer, pero bueno un poco más adelante.

Llegamos A Gudiña, pero decidimos no quedarnos a comer aquí pues es una zona muy alta y hace bastante frío, claro hemos traído bocatas y no es cuestión de morir en el intento, comentamos de comer en un bar pero no hay quórum.

Por lo cual enfilamos la autovía de las Rías Bajas con el objetivo de llegar a Puebla de Sanabria y repostar energías, así lo hacemos al lado del río viendo a los pescadores disfrutar de su hobby. Aquí hace un frío del carajo pues hace mucho viento, realmente estoy un poco preocupado porque Carmen empieza a tiritar, me quedo muy mal a gusto y proseguimos el viaje, ya que hace menos frío en la moto que fuera de ella, antes un minipaseo por Puebla de Sanabria.


Aquí en el alto, donde el castillo, hay una pareja comiendo en plan igual que nosotros, pero el sitio elegido por ellos sí que está bien, pues está abrigado del viento y se está de p. madre, ellos sí que saben.

A rodar kilómetros de nuevo, dirección esta vez a Bragança, por una carretera chulísima, es muy estrechita con buena base de rodadura y muchas curvas, un tráfico normal tirando a escaso y una sensación de soledad absoluta.

Me estoy empezando a cansar, me duelen los brazos y el culo, le pregunto a la señora y no, ella está bien, pa encima a medida que avanzamos hacia el sur hace más calor y la verdad de temperatura se está muy bien. Me alegro de que ella no esté cansada pues creo ahora que con la planificación del viaje me he pasado un poco, demasiado largo para hacerlo en un día.


Bueno pues bienvenidos a Bragança, dimos unas vueltas antes de subir a la zona del castillo, la ciudad esta es bastante nueva y no está mal, nada que ver con una ciudad española, pero bueno no está mal, la zona del castillo muy guay, no nos paramos mucho a visitarlo porque ya lo conocíamos y el tiempo no es que nos esté sobrando precisamente.


Paramos en el centro antiguo de la ciudad a tomar un refrigerio. La verdad que hay diferencia con los precios, dos cocacolas (de bote) y un bolo (pastel) 2,40 €. Sorprendente. Una de las cosas que más me gustan de Portugal son las pastelarias, aquí apenas las hay, son como cafeterías pero con muchos pasteles por todos los lados y ya se ve que a un precio muy bueno.

Es hora de continuar camino, pero antes paramos a echar gasolina, esto si que es caro 1,30 € el litro de SP95, joder una pasada, por eso hay cosas más caras y otras no tanto, comentamos con el chaval de gasolinera y nos vamos dirección esta vez, a Chaves.

Pues parece general, pero la carretera esta de Portugal que discurre por el parque natural de Montesinho, es muy guapa. La sensación de soledad es realmente acojonante, estamos prácticamente solos on the road. De camino a Chaves, pasamos por un pueblo llamado Vinhais, bonito pero no tenemos tiempo nada más que hacer una foto.


Llegamos al desvío dirección a Espanha de Chaves, a diferencia con la otra entrada, aquí si está lleno de gente y tráfico por todos los lados, lleno de mueblerías y zapaterías. En la gasolinera primera de España a tope, normal.

Pues nada, llegamos al pueblo de Verín sin novedad, aprovechamos para realizar una llamada, en Portugal no iban nuestros móviles, para decir que llegaremos a eso de las 20:30


Un pueblo bastante guapo este de Verín, está muy cerca de la frontera, y tiene bastante vida, mucha casona solariega y sí está bien.

Como el tiempo no es que nos sobre, decidimos tomar la autopista de las Rías Bajas que nos conducirá a Orense, nada que decir, pusimos la moto a 150 Km/h, el casco parece que se me iba a salir. En la gasolinera donde paramos a repostar le pregunto a Carmen que que tal, si notaba el viento, me dice que no, vaya cara, me chupo todo el tema yo, pues ella va tapada detrás de mí. Conclusión las motos Custom, o mejor dicho las motos sin carenado no son para autopistas, mejor pues son un puto coñazo.

Llegamos a Orense y tomamos la N120 dirección a Monforte, ya casi estamos llegando y aunque estoy realmente cansado, todavía disfruto un poco más de la carretera que nos lleva a Monforte, discurre siguiendo las aguas del Sil y sube un altillo para salvar el embalse de San Pedro, muy buena, superentretenida.

Sin novedad, casados pero contentos de haber rodado tantos kilómetros (410) por carreteras de todo tipo, y con una sensación final, en Portugal no vimos ni una sóla moto, no saben lo que se pierden.