Mostrando entradas con la etiqueta Viaje al fin de la tierra. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Viaje al fin de la tierra. Mostrar todas las entradas

domingo, 24 de enero de 2010

VIAJE AL FIN DE LA TIERRA

El tiempo en Galicia para el domingo daba aceptable. En Oviedo estaba lloviendo y yo tenía muchísimas ganas de conocer la costa de la muerte y en particular Finisterre, por tanto la ruta de este mediado enero tocó en la costa Gallega.

Salimos el sábado hacia la una, con la intención de comer por el camino, hacer noche en La Coruña y el domingo acudir a Fisterra.

Como he dicho la climatología en Oviedo, no estaba para muchas alegrias, aún así parece que el tiempo aguntaba y no hacía demasiado frio. En "cero coma", hicimos la diminuta maleta, nos vestimos de romanos y bajamos al garaje a por la panam, que ya hacía tiempo que no disfrutaba de una escapada.

Cogimos la carretera de la costa, y entramos en Cudillero para picar algo en el puerto, pero sorprendentemente estaba desierto, supongo que será la crisis, no lo se. El caso es que verlo tan vacio no nos invitó a parar allí y continuamos otro poco.

En Otur, estuvimos entre parar en Casa Consuelo o en otro que hay un poquito más allá. Dejamos también para otra ocasión el que llamaba José María Garcia templo gastronómico (casa consuelo) y fuimos al siguiente para probar.

Comimos una ensaladita y parrillada, que estaba bueno, pero sin grandes alardes tampoco.


A partir de aquí comenzó un pequeño calvario de agua y frio. Había una negrura que apenas se veia, pero poco a poco fuimos alcanzando la capital coruñesa. La anécdota, pues que me salté un peaje, jejeje. Como no veía mucho me metí en la zona de autopago, y claro la barrera no se abría, entonces lo que hice fue saltarmela por un lado, espero que no me multen porque sería una putadilla, más si cabe cuando el peaje no debía ni llegar al euro. Pero lo hice por seguridad, por no tener que bajarme de la moto entorpeciendo todo el tráfico. En fin, que siempre me pasa algo en los viajes, jejeeje.

Con anedota incluida, llegamos a La Coruña y allí dormimos en la luna.


A la mañana siguiente aprovechamos para hacer un poco de turisteo. Dimos una vueltina por La coruña y visitamos, como no, la torre de Hércules. Dejo unas fotos:




De Coruña, ya nos dirigimos al cabo Finisterre. Le dije al gps que nos llevara evitando las autovias y nos fue conduciendo por sitios raros, demasiadas carreteras secundarias. En una de ellas, la moto falló, se paraba. Ufff, antes de llegar a Coruña ya estaba en reserva y no se cuantos kilómetros hemos hecho ya desde entonces. Nos hemos quedado sin gasolina. Y ahora que, me pregunta Carmen, pues nose a ver si alguien nos hecha una mano. Paramos a un señor que iba en un tractor y le expusimos el problema, la verdad que le faltó tiempo en decirnos que iba a por el coche y que nos acercaba a una gasolinera. Una pasada. Estábamos allí esperando, y una señora también nos ofreció ayuda, le dijimos que estabamos esperando a que viniera el señor con el coche. No puedo más que decir que todo amabilidad la gente de esta zona de la costa da morte.


Ya con gasolina en el tanque pudimos continuar viaje. Un tramo guapo, guapo, además las previsiones no se habían equivocado, lucia el sol, aunque hacía frio. Muy guapa esta zona. Escuchando mediterraneo de Serrat alcanzamos el fin de la tierra. ¡Vaya sitio!, al que no lo conozca, se lo recomiendo, es guapísimo. Dejo unas fotos, que es lo que realmente refleja como es aquello.





Después de visitar el faro nos fuimos al pueblo de Fisterra a picar algo, matar un poco el hambre para después regresar a casa.



Después de comer, dejamos Finisterre atrás con la intención de volver.


V´sssss