sábado, 23 de julio de 2011

DE BOBBER A TURISMO


Así era la bobber cuando la compré:


Y así es ahora:


En este proceso de cambio han influido mil factores, el principal ha sido pasar la itv.

Cuando compré la shadow me enamoré de su estética rompedora, una auténtica bobber, con un marcador de velocidad inexistente ubicado en la tapa lateral izda de la moto, un asiento de madera con un simple revestimiento de cuero como acolchado, una matrícula que más estaba apuntando a los helicópteros de la GC que a los coches, en fin, una pasada de moto.

Aquí está la aventura de ir a buscarla y las primeras fotos.

Pero, debido a la inestabilidad en el trabajo y que dos motos eran mucho gasto, decidí venderla y dejar que la disfrutara otro, antes de que se muriera de asco en el garaje. Se la vendí a un amigo, pero el también tuvo problemas económicos y la recuperé de nuevo. La hija pródiga había vuelto.

La pobre vino sin aceite, sin la itv pasada y con tres o cuatro meses de parada. Lo primero era ponerla legal para que su vida no se apagara. Aquí empezó mi baile particular de "orange county chopper".

Lo primero desnudarla:


Lo segundo empezar a poner las piezas fáciles. Cambio de retrovisores en los puños por unos de aspecto "retro" para mi y de vespino para todo el mundo. Cambio del escape "ruidoso" por el escape de serie.

Bueno, lo primero primero, fue llenarla de aceite y ponerle el cable del embrague para comprobar que todo iba bien. También recargar la batería y dar un rule por el garaje. Es honda, con todo a punto, solo hubo que pulsar el botón de arranque para que rugiera como siempre.

Pero me desvío, una vez re-colocadas las piezas fáciles tocaba el trabajo artesanal.

Me compré un guardabarros de serie en USA, que venía de color rojo y blanco, muy chulo en la C2 original pero muy cantoso ir con el así a la itv, por tanto había que pintarlo. Lo fácil hubiera sido encargarlo a algún pintor, pero lo bonito fué pintarlo yo mismo. Como no tengo ni pistola ni nada, decidí ir a una tienda de pintura a que me hicieran unos sprays, pero no aseguraban el color. Lo bueno es que tenía un bote de un cuarto de litro con la pintura original y con ese bote me hicieron cuatro sprays.


Había oído que en esto de la pintura lo peor es el polvo, es verdad. Me fui a la obra, pensando que allí no mancharía mucho, pero joé, estaba lleno de polvo (aunque no se veía) y todo se pegaba en la pintura recién echada. Solución, empapelar la terraza de mi casa y hacerlo ahí poco a poco. El proceso de pintado es sencillo. Lo primero que hay que hacer es lijar bien la pieza original, quitarle la laca y que quede lo más lisa posible. Después se le aplican capas de pintura muy tenues hasta que va cubriendo. Para acabar, se le da una laca.

En mi caso la laca tenía que ser mate, pero como no me gustó el resultado, lo he dejado sin laca, solo con el spray. Eso provoca que sea delicado, la verdad. Le pasas una uña y marca, aunque luego lo limpias sin problema.


Bueno, el guardabarros está listo. Pasemos al velocímetro.

Lo que está claro es que el velocímetro tal y donde lo llevo no pasa ni de coña la itv. Aunque queda chulo, es una de las cosas que no me ha gustado de la transformación, siempre iba demasiado a ciegas con la velocidad.

Así estaba:


Y así ha quedado:


El proceso ha sido complicado. Lo primero que pensé es comprar el de una shadow 600 o una shadow 1100, porque tenía claro que encima del depósito como la original no lo iba a poner. Pero estar motos no lo tienen electrónico y no valía, a parte que un velocímetro vale una pasta.

Total que lo desmonté y empecé a darle al tarro. Vi en mi cabeza una noche una imagen de una moto clásica, que lo llevaba incrustado dentro del faro y me dije, ¿por qué no?. El velocímetro es tocho, no entra entero dentro del faro, pero con algo que hiciera de puente, seguro que lo consigo.

Ese algo fue un flexo, coincidió a la perfección.


Cuando me di cuenta que encajaba la idea estaba, solo había que realizarla. Corté con un serrucho la parte inferior del flexo para que pasaran los cables y con una corona (creo que se llama) que se acopla al taladro hice un agujero en el faro aproximado. Lógicamente la unión de dos esferas inclinadas no es un círculo perfecto, por tanto tocó lija, lija y después más lija. Muy poco a poco se fué aproximando el hueco del faro a lo que yo quería. Uní una pieza con otra con soldadura en frío y luego lo pinté todo de negro.



Los cables los tuve que alargar, pues los testigos los dejé en la tapa, pero eso si que es fácil, empalmar cables y no equivocarse de cual es cual, jeje. El faro con todo el cableado que lleva, más lo que le metí yo a mayores casi no entra, pero ordenando bien todo el cableado terminó acoplándose todo. Tema velocímetro solucionado!!

Me quedaba tapar el hueco donde antiguamente estaba alojado el faro, eso lo tapé con una tapa de un bote de colonia, aún no lo tengo acabado, pues el nosequé perfum lo tengo que tapar con el símbolo del SCC, ya haré alguna foto cuando lo tenga terminado.

Bueno, pues la cosa parece que está, pinté también las barras de sub-chasis en negro mate y a montar.

Pero no, aún quedaba algo. Pensé que tenía la pieza de la matrícula y el faro de serie, pero nooooo, no lo tengo. Un mes buscando y al final, via facebook, lo encuentro en Córdoba. Vaya, ese fin de semana, arranco la pan european y me voy a Córdoba. Me acompañó Carmen y aproveché para hacer visita en Toledo y coger unas maletas militares (las de cartuchos) que me regaló Pegaso.

Salimos de viernes y dormimos en Avila dentro de la zona amurallada. Es bonita esta ciudad. Al día siguiente temprano cogimos dirección Toledo, y desde aquí a Córdoba.


Cuando llegamos a Córdoba, que hacía un calor de no te menees, fuimos hasta el punto de encuentro, que no es otro que la sede del motoclub masgas. Es difícil explicar que todavía hay gente buena. Cuervo, que es el chico que me "vendió" la pieza, nada más llegar me dijo "tio, te vienes desde Asturias a por esta pieza, te la regalo", joder que pasada. Ya no es por el valor de la pieza, sino por el detalle. Nos invitaron a comer y a cervezas, quizás todavía hay compañerismo en el mundo de la moto? claro que sí. Verdaderos moteros, si señor. Desde aquí muchísimas gracias.

Y bueno el trofeo en brazos de Carmen que también se pegó el viaje:


Desde aquí a Toledo a casa de Tony (presidente del shadow custom club) donde también estuve igual que si hubiera estado en mi casa. Me dió un poco de rabia llegar cansado, y no poder disfrutar al 100% de las explicaciones que sobre Toledo nos dió el vice del SCC, pero aún así, disfruté muchísimo de la visita a Toledo. Otro fin de semana, iremos con más calma y podremos estar hasta las mil charlando y disfrutando de los amigos.


A Toledo a parte de ir a ver a los amigos, también recogí unas maletas de municiones que quizás en un futuro le pusiera a la "no bobber"...


Y bueno, en casa. Solo quedaba pedir el piloto trasero de la pieza de matrícula y montar la moto. El resultado:



Y la itv? A la primera!!!. Eso sí, la llevé a Ribadesella (a 100 km de casa) porque en Mieres no me daban cita hasta dentro de un mes. La llevé casi legal, lo único que fallaba es que por estar en bobber tiene recortado el sub-chasis trasero y la aleta aguanta perfectamente como guardabarros pero no aguantaría llevar a un pasajero. Por tanto no llevo tampoco los estribos del pasajero, si algún día quiero ponerlo lo soldaré, pero en esta moto siempre voy a ir solo, osea que no se los puse.

Yo creo que hizo la vista gorda y aparentó que no se dio cuenta, pero bueno que la moto está como un torín. Tuve que homologar el manillar y a partir de ahora a rodar.

Ahora llevo el tubo de escape de serie y de momento no me estoy planteando cambiarlo. Cierto es que no llamas tanto la atención, pero es que se rueda más a gusto sin un ruido atronador, quizás estoy cambiando y me estoy volviendo más lógico, nose...

Ya lo último, le he puesto las maletas, porque quizás vaya con ella a Polonia, lo estoy meditando. El proceso de poner las maletas es. Primero se localiza el sitio más menos ideal para colocarlas, luego se untan los tornillos con nivea para que marque en la maleta. Una vez marcado, agujero con el taladro poco a poco. Después de taladrada una maleta, se entrenta una con la otra y se marca con lápiz la otra, se taladran y se colocan. Es sencillo. El resultado:



Y bueno, quizás dentro de un tiempo vuelva a ser bobber, pero ahora disfrutaré de mi custom rutera. Siempre acabo con el mismo concepto de moto....

V´sssssssssssssss

8 comentarios:

  1. Mucho tendrás que ajustar lo que lleves en las maletas si quieres ir hasta Polonia con ella.
    Y que no te engañen, los espejos son cojonudos, jajaja.

    ResponderEliminar
  2. Excelente trabajo! Saludos desde Argentina

    ResponderEliminar
  3. Te ha quedado muy chula Tiri.

    PD: Chester!!!!!! que con una mochila amarrada con pulpos al guardabarros está todo solucionado

    ResponderEliminar
  4. Muy wapa!! mola con las maletas... y si las pintases del mismo verde q el resto de la moto y algún detalle el blanco quedarían d fábula...jejeje

    ResponderEliminar
  5. meencanta. Enhorabuena por el trabajo... Bobber, rutera... que mas da, esta de fábula.

    ResponderEliminar
  6. Como diría el de Ubrique: Im Presionante!!!!!

    ResponderEliminar
  7. Mejor unas alforjas de piel marron o tela tipo militar

    ResponderEliminar
  8. Es la primera vez que te visito, y te felicito, un gran trabajo con la bobber.
    Es una pena, que haya que estar siempre con el tema de adaptaciones e itv, en USA no son tan exigentes.
    Saludos

    ResponderEliminar