viernes, 27 de octubre de 2017

MOTOS Y LA INDEPENDENCIA DE CATALUÑA

Escribo esta entrada a raíz de un intercambio de mensajes en Facebook con Alex Mora de www.alexviajaenmoto.com en el muro de Dave Coper.

Desconozco otras aficiones, pero esto de la moto es algo peculiar. En mi Fb tengo más amigos que no conozco, que aquellos que sí son amigos o conocidos. La inmensa mayoría de esos desconocidos, están vinculados al mundo de la moto. Es normal que la gente te pida amistad por el simple hecho de tener una afición común, al final las redes sociales, son como una especie de foro, donde chalar con gente de todo tipo.

Y en este amplio abanico de amistades, están también incluidos los amigos catalanes. Estos amigos, como en la propia Cataluña, serán unionistas e independentistas, probablemente a partes iguales. 

Hasta el fallido referendum del 1 de octubre, era habitual leer algún enlace, opinión o noticia relacionada con el procés, pero justo a partir del 1 de octubre, estas noticias se multiplicaron de forma exponencial.

El problema es que muchos de los habitantes del resto de España nos hemos visto menospreciados por los catalanes. El hecho de manifestar "me quiero ir de España" o "España nos roba" para mi modo de ver las cosas, es un desprecio grande. ¿Porqué te quieres ir de España?, ¿tan mal te va con nosotros?, ¿cómo que te robo?.

Si vas a Cataluña ya ves que es diferente a Asturias por ejemplo, pero es que eso pasa igual si vas a Andalucía o a Madrid. Y de hecho esa diversidad es lo guapo.

No soy yo una persona especialmente vinculado a la idea de España, de hecho, la propia bandera siempre me ha parecido un poco rancia. Pero el procés catalán, me ha hecho valorar aquellas cosas que por habituales, jamás pensabas que ibas a perder. España, en su conjunto, es uno de los países mejores del mundo.

Te pones a pensar en la diversidad que tenemos aquí y es para sentirse orgulloso. Ya no sólo es nuestra historia (con luces y sombras) sino nuestra cultura y nuestra gente. A mi me encanta, de los países que he visitado, de los más amables que hay.

Pero a lo que iba, la publicación de mensajes independentistas ha provocado una reacción en el resto de España. Mi ciudad está llena de banderas Españolas, y como la mía, me imagino que el resto.

Y ahí voy. La conversación con Alex Mora, me ha llevado a leer su última entrada del blog, en la que asocia perversamente su visita a el campo de concentración de Mauthausen con el proceso catalán. El mismo se da cuenta de tan desafortunada entrada: "Y que nadie se equivoque. En ningún momento pretendo comparar a ningún Español, nacionalidad que tengo, con los nazis o hitlerianos."

Pero en la entrada habla también de los problemas que ha tenido, con otros moto-viajeros españoles, en las redes sociales. Enumera una serie de proclamas que se pueden leer en contra de Cataluña:

"Mandad al ejército. 
Al talego con ellos. 
Ese territorio es nuestro, que lo dejen y se piren. 
Fascistas. 
Esa bandera es una ofensa. Adoctrinados. 
Piojosos. 
Corruptos. 
Ladrones. 
Catalufos. 
Polacos. 
Si quieren votar, que voten, pero votamos todos. 
Si no están a gusto que se vayan. 
Esto es España, y la unidad del estado Español no se rompe. 
Fachas. 
Progres de mierda. 
Monárquicos de mierda. (Este se le debió de escapar)
Republicanos asquerosos. 
Deberían dar las gracias, todo lo que tienen es por Franco. 
Yo a estos Catalanes los corría a ostias a todos. 
Si la han votado que se jodan. 
La ley es la ley, y punto. 
El problema es haberles dejado hacer tanto tiempo."

Si pueden, los amigos independentistas, debería hacer un ejercicio de empatía y analizar el sentimiento mayoritario del resto de España.

Cuanto tiempo llevamos sufriendo desprecios continuos por parte de los catalanes y cuanto tiempo nos hemos callado para no molestar (o para que no se molesten). Las pitadas al himno, las quemas de bandera, la prepotencia con la que nos tratan, pensándose superiores simplemente porque son más ricos que la media del Estado.

De todos es sabido, que la ley electoral favorece a las autonomías con partido propio. Cada vez que se negocian los presupuestos del estado, País Vasco y Cataluña tienen la posibilidad de barrer para sus autonomías. Pero aún así, quieren más; "España nos roba". A ver si es al revés....

El motoviajero, me solicita que le aclare, porqué pienso que en el caso de declararse la independencia de Cataluña, los catalanes deberían de dejar de ser Españoles, le voy a contestar por aquí.

Vamos a suponer que Cataluña se declara independiente (en el momento en el que escribo esta entrada parece que sí, pero no se puede saber). También vamos a suponer que Cataluña pacta con el resto del estado su independencia (cosa que parece imposible, pero bueno).

Según la propia constitución Española, si naces en territorio Español nunca pierdes la nacionalidad, correcto. Pero que pasa si ese estado se divide en dos, Cataluña por un lado y por otro España sin Cataluña. Parece evidente que aquellos ciudadanos empadronados en Cataluña, habrán de decidir que quieren ser (Catalanes o Españoles).

Una de las promesas de los independentistas es que un Español por el hecho de serlo, jamás pierde la nacionalidad. Como siempre, cogen lo que les interesa y dejan lo que no, pero hay que darse cuenta que las cosas no son así. Margallo: "Cuando las repúblicas iberoamericanas declararon su independencia, y regía la Constitución de Cádiz de 1812, perdieron la nacionalidad española. Y cuando Argelia, que era un departamento francés y ya estaba en la entonces Comunidad Económica Europea, pidió la independencia, los argelinos perdieron la nacionalidad francesa y la ciudadanía europea. Es un poco absurdo. Si uno se va, es que se va".

Me gustaría que los catalanes, dejaran ya el tema de la independencia, pero me da que no va a ser posible. Estaría bien que en un blog de motos no se hable de política, pero las cosas han llegado a un punto que también esto también es complicado.



Al menos, seamos Catalanes, Españoles o apatrias, nos seguirá gustando rodar en moto y visitar otros pueblos y otras culturas (dentro y fuera de España)

V´sssss

jueves, 19 de octubre de 2017

DEJARLO TODO PARA VIAJAR EN MOTO

En la contraportada del libro, los viajes de Júpiter, se puede leer "¡¡CUIDADO!! A causa de este libro hombres y mujeres han abandonado sus trabajos para tomar la carretera. Durante 30 años ha cambiado muchas vidas. Podría cambiar la suya"

A la infinita mayoría de los lectores de este blog, les encantan las motos, probablemente también los viajes y casi seguro, que los viajes en motocicleta, son uno de sus máximos referentes.

Es factor común en la mayoría de moto-viajeros, un cambio en su estilo de vida. Ellos han abandonado un trabajo aburrido y monótono por un vida llena de aventuras, rock & roll y viajes en moto.

Ejemplos hay muchos, desde el mismo Ted Simon, que siendo Ingeniero Químico, un día decidió emprender la vuelta al mundo en moto, hasta Fabian Barrio, empresario de éxito que lo dejó todo por ese sueño; pasando por Charly Sinewan, Miquel Silvestre o Fernando Quemada.

Algunos de ellos y sobretodo un sin fin de sus seguidores, siguen a pies juntillas ese mantra de dejar el curro y lanzarse a la carretera. Se describe el trabajo, como el sumun de todos los males y es necesario huir de él. El trabajo representa la cotidianidad, los horarios, el esfuerzo; y nosotros queremos ser libres, dormir cada día donde se ponga el sol y vivir aventuras en moto.


Viendo la imagen de Ewan McGregor y Charlie Bormans, si te gustan el motociclismo de aventura y los viajes, ¿cómo no vas a tener la tentación de dejarlo todo y marchar?.

Esas postales de nuestros moto-viajeros favoritos, lo son todo; representan ese sueño que jamás alcanzaremos y quizás, precisamente porque somos conscientes que nunca nos libraremos del yugo opresor de nuestras obligaciones, es algo que ansiamos con todas nuestras fuerzas.

Pero lo cierto, como tantas cosas en la vida, es que no todo es tan bonito como se pinta. Viajar en moto es una experiencia brutal, pero sólo a veces. Fabian Barrio lo definía correctamente cuando decía algo parecido a que andar en moto es un 90% de sufrimiento y un 10% de felicidad máxima. Yo desconfiaría de todo aquel que nos venda, que en un viaje en moto es todo maravilloso, porque no es cierto.

Reconozco que muchos trabajos pueden resultar odiosos y otros tantos sólo nos sirven para continuar viviendo. Reconozco que en el caso de estar en un trabajo de esos, una de tus máximas aspiraciones sea reconducir tu vida. En ese caso, estoy de acuerdo con que, si puedes, debes abandonar ese trabajo que no te llena y cambiar.

Como idea bucólica que ronda tu cabeza, lo compro. Lo dejo todo y me voy a dar la vuelta al mundo en moto!.

Cuando te pones a preparar la logística, te das cuenta que hay una serie de condicionantes que te dificultan en extremo tu objetivo. Todos aquellas dificultades que se pueden salvar, se salvan. El dinero es una cuestión de prioridades, el tiempo se puede conseguir (cuanta gente se ha tenido que ir al paro y ahora está encontrando trabajo), los miedos al viaje en sí se salvan....

Pero hay un problema que no se puede salvar. Ese problema no es otro que nuestros seres queridos. ¿Realmente te vas a ir de viaje uno o dos años por capricho y vas a renunciar a ver a tus hijos, pareja y demás familiares?.

Luego en otro orden de cosas está el trabajo en sí. Conozco bastante gente que adora su trabajo. Hay miles de ejemplos de personas que les gusta su trabajo y gracias a eso, tenemos una sociedad de bienestar. ¿Qué sería de nosotros si todos los médicos (por ejemplo) decidieran dejar sus trabajos para cumplir el sueño de dar la vuelta al mundo en moto?. Digo médico por decir una, pero al final son todas las profesiones, da igual la que pienses, todas están haciendo un servicio a la sociedad importante (periodista, policía, ingeniero, investigador, electricista, carpintero, etc. etc. etc.)

Por tanto, no se trata tanto de que el trabajo sea una mierda, sino de que los trabajos en España suelen ser una mierda (mal pagados, muchas horas, escaso reconocimiento...).

Entonces, ¿es la solución dejarlo todo, coger la moto y lanzarse a la carretera?. La experiencia será brutal, seguro, pero en dos años tendrás exactamente lo mismo que dejaste atrás.

Respondo; es una solución temporal, pero no es la solución definitiva. La real y definitiva es tener trabajos dignos. Puede ser utópico, pero entre todos debemos de conseguirlo. ¿Por qué no?. Y además un trabajo se puede cambiar por otro que nos llene más, no me resigno a tener que vivir de un trabajo asqueroso toda mi vida!

No obstante y dicho lo anterior, para mi modo de ver las cosas, el viaje en moto hay que hacerlo. Sin ir más lejos, yo tengo ese sueño desde hace mucho. Espero que cuando mi hijo crezca, poder llevarlo a cabo. Pero no porque odio mi trabajo, sino porque quiero vivir esa experiencia enriquecedora que da el viajar y conocer otras culturas.

Entonces, antes de emprender un viaje largo (de años) en moto, has de saber.

- Que muchas partes del viaje no van a ser tan guays como te crees, o como te han contado.

- Que si tienes familia que dependa de ti, has de aplazar tu sueño. Dependientes por mayores, menores o iguales.

- Que el dinero, aunque quizás no sea lo más complicado, si que es una parte importante del proyecto. Ya sabes te compras un coche de segunda o te dedicas a llenar la hucha del cerdito.

- Que el trabajo hay que dejarlo y además luego hay que volver. Pienso que si tienes un trabajo digno, podrán prescindir de ti por un año. Un año sabático hay que tenerlo!

- Tema miedos y demás no lo comento, ya que no es ningún problema.


V´sss y a seguir soñando!!!