martes, 9 de agosto de 2011

POLONIA EN MOTO

"Este viaje se fraguó hace años cuando hablando con un ex-compañero de trabajo que había estado de Erasmus en Polonia, me dijo que no se atrevió a visitar Auschwitz por la dureza de lo que allí se ofrecía, en ese momento, yo dijeque tenía que ir a verlo"


LA MOTO:

Un viaje de más de 6.000 km en una custom "ultratransformada" teniendo una pan european nueva en el garaje. Porqué? - diría Mou. En cierto modo, creo que el espíritu motero me estaba abandonando, hago viajes con todas las comodidades, tengo espacio de sobra para cargar más de lo que necesito, voy con total garantía que la fiabilidad de mi panam no fallará...

Y si voy sin espacio, sin garantía de llegar, sin la comodidad del carenado....? Porqué no, Mou, porqué no.

DIA 1. Oviedo - Punto indeterminado de Francia - Aproximadamente 1.000 Km

Es muy temprano. Hemos quedado en la gasolinera de Colunga (a unos 50 kms de mi casa), Chester con su Shadow 750 veterana, Soba con su 883 también veterana y yo con mi Shadow 750 del 99. Tres buenos amigos que emprendemos un viaje atravesando todo el continente europeo con el objetivo de ver un campo de exterminio nazi.

Mal empezamos, porque en la gasolinera me doy cuenta que la pata de cabra está más en el suelo que en su sitio. Al final esta hondita vibra como una harley y los tornillos se aflojan. Apretamos el tornillo y con la duda de no saber hasta donde va a llegar la moto enfilamos el primer tramo de autovía.


Vamos muy bien, a un ritmo constante de 120 de marcador, parando cada doscientos kilómetros. El viaje, aunque aburrido por la kilometrada en autopista está resultando placentero.

En Burdeos, perdemos a Chester. Burdeos es de las ciudades francesas en las que es más fácil perderse y nos pasó. Llamadas, Chester tirando de GPS móvil y una vez organizados nos juntamos en una gasolinera próxima a comer en un área de servicio.

Después de comer, continuamos por pista y a una hora de la tarde decidimos buscar alojamiento. No lo llevábamos reservado y debido a eso preguntamos en no menos de siete hoteles de un pueblo que no recuerdo su nombre. Al no encontrar continuamos por nacional y por fin en un pueblín típico frances encontramos posada por la bonita cifra de 60 euros.

Cerveza en el hotel y cena en la habitación. Ducha y a dormir que al dia siguiente esperaba un dia 100% moto.


DIA 2. El punto de la noche anterior - Nuremberg - Otros 1.000 Km Aprox.

Creo recordar que nos levantamos a las 6:00 de la mañana, con la idea de salir a las 7:00. Esperaba otra jornada de mucha pista y había que madrugar para cumplir el plan establecido.

El pueblito donde dormimos se ve bonito con el alba, quizás más que el día anterior. Estamos en un punto en el que tenemos que ir por Nacional hasta prácticamente Alemania y la verdad que se va bien. El nudo de rotondas galas queda más al sur, aquí aunque la carretera es peor que una nacional española se va bien.

En la primera parada a rellenar combustible nos paramos a desayunar café con leche y bollería. Los tres pagamos la bonita cifra de 2,5 por cada café más el bollo. "Vive la France"


A medio día ya estábamos en Alemania comiendo en un área de servicio al lado de un camionero Cheko y por la noche estábamos en Nuremberg.

Alemania es otro mundo, aquí si que es un gusto conducir. Las carreteras no tienen límite de velocidad, en el primer carril ir a 120 tira a ir despacio, en el del medio irán sobre 150 y en el de la izda a 200. Aquí no pasa como en España que la gente te va por la izda a 110. Y creeis que hay algún problema?. Pues claro que no, es una forma de conducir mucho más lógica que la que tenemos aquí en España llena de multas y policia de tráfico. En los días que estuvimos en Alemania creo que solo vi un coche de la policía y estaba en un sitio que era necesario, había obras. Aquí está supermasificado y yo creo que se sustenta por las multas. En fin...

Las motos durmieron en un garaje al lado del albergue donde nos alojamos. Como era pronto salimos a tomar unas cervezas. La verdad que nos llevamos la sorpresa del viaje cuando sin pretenderlo nos vimos en un concierto dentro de una especie de iglesia tomando garimbas. Impresionante la forma de vida alemana.


Después del concierto a otro garito a seguir con la birra. Después a dormir, otro día completito.

DIA 3. Nurember - Praga. 300 km

Primer día relajado del viaje. Para salir del parking donde durmieron las burras se nos olvidó pagar y rodeamos la barrera, quizás todavía estemos en busca y captura, jaja.

Para la ruta, intentamos tirar por una nacional y ver algo de la selva negra. Algo vimos, pero bueno tampoco una maravilla. No obstante circular por las nacionales alemanas a mi me gusta mucho, es bonito rodar entre árboles pasando túneles boscosos. Esta zona es la zona de elefantes, muy chulo. Paramos a desayunar en un bar del camino.



Sin darnos cuenta estábamos ya en la república checa y un poquito más adelante en el tiempo esperando la habitación del hotel. No lo sabíamos, pero en esta zona del planeta, las habitaciones te las dan a las 14:00, por lo que nos tocó esperar antes de ir a visitar la preciosa capital Checa.

En la espera nos empezamos a empapar con la belleza de las mujeres de este pais, aunque luego Polonia resultó todavía más espectacular.

Cogimos el tranvía para ir al centro. En teoría hay que pagar pero no está fácil saber donde, por tanto y puesto que estamos en un pais de tradición comunista viajamos gratis.

Nada más bajarnos en el centro, paramos a comer por primera vez caliente en todo el viaje. Pollo con patatas fué nuestro menú regado de abundante cerveza.


Con el estómago lleno nos fuimos a recorrer Praga. Me gustó mucho, pero quizás como había escuchado tanto, esperaba más. De todas formas es una ciudad encantadora. Os dejo fotos, para los que no la conozcais que seguro que sois los menos.















DIA 4. Praga - Cracovia. 477 Km

Madrugamos un día mas. Hoy tenemos intención de llegar a Cracovia previo paso por Auchwitz, pero pronto nos damos cuenta que esta región de Europa no dispone de carreteras que permitan muchas alegrías, por tanto vamos directamente hasta Cracovia.

Por carreteras de mierda llegamos a Polonia.






Y por las mismas carreteras de mierda conseguimos llegar a Cracovia. Quizás hayais oído hablar de las rodadas que hay en las carreteras por culpa del peso de los camiones. Pues bien es verdad. A veces, te metías en una y ya no sacabas la moto, están realmente hundidas.

También en Polonia se utilizan los arcenes por lo que es "normal" adelantar a un coche que va por el arcén mientras viene un camión de frente. Peligrosillo....

Y luego camiones yo creo que están todos en Polonia, que locura!! más que camiones no había en la carretera, no se de donde salen tantos, supongo que no haya ni trenes ni nada, porque es realmente llamativo el tráfico.

Cracovia te sorprende con su tristeza, una ciudad en sus afueras fea, muy fea. Los edificios sucios de largos años de abandono, los trenes viejos, las calles tristes. El centro es bonito, pero el resto es realmente feo.

Y obras??. Madre mía, está todo en obras. Andas un paso y ves una obra, de todo tipo, civiles, nuevas construcciones, rehabilitaciones. De verdad que están inyectando dinero y se nota mucho, mucho.

A lo nuestro. Una vez alojados en el hotel bajamos en moto al centro y para buscar un parking tardamos y mucho. En estos paises ya no hay aparcamientos subterraneos, para ellos, el parking es la calle. Después de mucho andar las dejamos en un descampado que estaba vigilado por un paisanín que a regañadientes aceptó guardarnos los cascos.

El centro de Cracovia es bonito, pero se ve rápido, es una ciudad pequeña.







Como la ciudad la teníamos visitada nos metimos en una cueva a tomar cerveza, era una auténtica cueva, de verdad. Y después a cenar y después de copas y por último a la camita.





La noche acabó a la puerta del hostal tomando Carlos III escuchando la música del GPS...


DIA 5. Cracovia.

El día de hoy va a ser dedicado a visitar el campo de concentración de Auschwitz y las minas de sal de Wieliczka.

Nada más despertarme, me doy cuenta que no tengo las llaves de la moto. No están en la riñonera, ni en el chaleco ni en la chupa, por la habitación tampoco. Verás que me las dejé puestas. Bajo a la moto (aparcada en plena calle-recordar que no hay parkings en Polonia) y efectívamente las llaves están puestas. Normal, ayer con la fiestuki que montamos se me pasó quitar las llaves. Para que luego digan de los robos de vehículos en Polonia....


Auschwitz está cerquita de Cracovia, pero con las carreteras "privilegiadas" con las que cuenta Polonia, pronto se echa una horita. Llegamos a las 10:00 (hora de apertura) y a las 10:15 ya estábamos con la entrada.


Para visitar el campo de concentración es obligatorio contratar un guía, pero el de Español ya había sido a las 10:00 y hasta las 16:00 decían que no había otro. Por tanto, contratamos en Inglés, y bueno quizás hubiera estado mejor en Italiano, porque yo no me enteré de mucho la verdad.

De todas formas, fallo organizativo, porque a la salida habían cambiado el cartel y pusieron que el tour en español era a las 10:30, osea que hubieramos entrado.

A partir de este momento hablaré de mis impresiones, que puede que no sean del agrado del lector, pero al final fue como yo vi el campo.


Lo primero que me sorprendió era que fuera tan grande. Quizás esperaba basado en el cine cuatro barracones de mala muerte, nose..


Pero más que eso, una vez dentro lo bien que estaba construido. Bajo mi punto de vista tiene hasta cierto encanto. Si ok, ya se lo que pasó aquí, pero la verdad que está chulo. Vaya, que si no fuera lo que es, a mi me parecería un sitio hasta para quedarme unos dias.

Las habitaciones tenían su calefacción, estaban incluso decorados los zócalos de los pasillos, las escaleras tenían su barandilla con su pasamanos metálico, suelos de terrazo, grandes ventanas... Lo más cutre que se veían eran los baños, que eran comunitarios, osea todos los retretes juntos, pero por lo demás si te olvidas de la alambrada electrificada no es un sitio pensado con fines destructivos.



En definitiva y una vez visitado, que esperas un sitio oscuro, depresivo, nauseabundo y todos los peores adjetivos que se puedan emplear pues no, es un sitio normal y corriente. Una cárcel sin pretensiones exterminatorias.

Mucha gente dice que te impresiona el pelo de la gente en una urna, o las gafas, o las latas de gas ziclon. A mi nada eso me impresionó, lo único que si me tocó la fibra fue una fotografía de una superviviente que estaba en los huesos después de que todo terminó y sobre todo otra fotografía con experimentos sexuales en niños. El resto plenamente soportable.




Quizás al no seguir bien la explicación no nos metimos del todo en situación, de todas formas lo que pasó en Auschwitz I aunque no fué idílico obviamente tampoco se sale de lo normal en una situación de guerra como la vivida. Este sitio fué donde murió de hambre muchísima gente, donde se hicieron los primeros ensayos de gaseamiento masivo, primero en un sótano de creo que edificio 12, más tarde en el crematorio.

En el primer caso, y como no querían malgastar balas matando a los presos (en su mayoría polacos) los metieron en un sótano y soltaron el gas, pero como no murieron todos a la primera, tuvieron que soltar más gas hasta que si que murieron todos.

Después había otro sitio donde colgaban a los presos por las manos y así los dejaban morir. También estaban los experimentos médicos (sin duda lo más repugnante de todo). Pero aquí la gente sobretodo murió de hambre. Hay fotos de todos los que allí estuvieron con su fecha de entrada y su fecha de muerte. La gente no aguantaba apenas un año. Polonia en guerra, presos de los nazis y en pleno invierno está claro que solo sobrevivieron los más fuertes.

Os dejo alguna foto del campo:






Después de ver el memorial, si quieres te llevan a Auschwitz II - Birkeanu en autobús. Es gratis tanto el viaje como la visita al segundo campo.

Bien, todo lo que era el primer campo de concentración, ya no lo es el segundo campo de exterminio. Si dije que el primero era grande, el segundo es enorme. La vista no alcanza a ver la inmensidad de la explanada que en su día estuvo llena de barracones.




En este sitio no hace falta explicación de ningún tipo. Los barracones son inmundos, es fácil imaginar lo que pudo sufrir la gente que aquí "vivió". Un tren traía a este punto del sureste polaco a miles, millones de judios. Venían de todos los puntos de Europa. Aquí se dividían a los niños y las mujeres por un lado y a los hombres por otro. La gran mayoría de mujeres y niños directamente iban a la cámara de gas, que está situada al fondo. Los hombres que estaban hábiles aguantaban en trabajos forzados, pero la inmensa mayoría también iba directa a las cámaras de gas.

Los edificios de las cámaras fueron destruidos para no dejar pruebas del exterminio que los nazis hicieron a los judios, pero aunque no exista, este campo es de una crudeza difícil de digerir.




En fin, con la foto que sale en todas las películas nos despedimos de los campos de exterminio y saludamos algo mucho más bonito que son las minas de sal.



Las minas de sal de Wieliczka son una minas de sal que se explotan desde el siglo XIII, y que aún hoy por evaporación de sus aguas subterraneas se obtiene sal de mesa. Pero el atractivo que las hace especiales es que tiene un recorrido turístico de 3,5 kms por el que atraviesas estatuas esculpidas en mineral de sal por los mineros que evocan a personajes históricos Polacos. También se pasa una catedral, entibaciones imposibles, un restaurante, un salón de bodas....

Yo había leído que había gente que venía a Polonia solo para ver estas minas y una vez vistas, la verdad que es un sitio que merece mucho la pena. Si algún día vais a Polonia, anotaros este monumento esculpido en las entrañas de la tierra por el hombre a lo largo de los siglos.











Después de la visita a las minas y de tomar un pinchín a modo de cena en el restaurante que había en la propia mina fuimos de nuevo a Cracovia a visitar el castillo, lástima que ya estaba cerrado. Foto y para el hotel en busca de un nuevo día.



DIA 6. Cracovia - Varsovia. 300 Km

Nuestra intención de este día era visitar un campo de exterminio situado al este de polonia que ha permanecido intacto respecto a lo que fue, pero debido a que las carreteras Polacas son bastante malas y que un campo de exterminio al final es una cámara de gas con barracones, decidimos ir directamente a la capital.

Llegamos a un hotel coqueto situado cerquita del casco histórico de Varsovia y la verdad que nada más entrar en Varsovia, la ciudad me sorprendió.



No se, me gustaron sus racacielos, el dia soleado también acompañaba. A estas alturas ya estabamos hechos a los paises con herencia comunista, por lo que ya esperas que el tranvía esté ahí, que los edificios sean austeros y demás. Pero Varsovia ha evolucionado para convertirse en una bonita capital.

Descargamos los bártulos en el hotel y una de mis maletas huele a vino que tira pa trás, jeje. Se me ha roto la bota de vino y me ha contaminado los playeros que los tengo empapados en vino. Cachis, la pateada de hoy me la tengo que dar con las sendra de la moto que son muyyy incómodas para caminar mucho rato.

Hoy vamos a comer de plato, estamos derrochadores, jejejeje. Una sopina que entonó el estomaguín, patatas con cachopo de pollo regado con abundante cerveza fue nuestro menú.



Después de comer a visitar Varsovia. Parece increible que lo que a mediados del siglo XX quedó así:


Hoy sea esto:


Podeis entreteneros en buscar que zona está repetida en una foto y la otra, se pilla muy rápido...

En fin que decir de Varsovia, que me encantó. Me gustó muchísimo, mujeres? ¡QUE MUJERES!, palacios, la universidad, sus calles, el parque. No se, os dejo las mejores fotos que tengo y valorais por vosotros mismos.












DIA 7. Varsovia - Berlín. 591 Km

Dia 7, esto se acaba!. Hoy toca abandonar Polonia y volver a Alemania. Tenemos reservadas dos noches en Berlín aprovechando los "harley days berlín"

Para ir a Berlín utilizamos la ruta más directa. Otra infernal carretera con unos badenes en los que te entra media moto y una jartá de camiones que no creo que haya lugar en el mundo con tantos vehículos pesados.

Y nosotros ahí, con nuestras pequeñas custom de 750 entre moles de camiones adelantando vehículos que circulan por el arcén mientras los de enfrente también se van al arcén si te ven, si no te ven pues te falta medio carril.

Por cierto y no lo he dicho, en Polonia también hay un huevo de motos, que por otro lado, nadie lo diria....

Berlín, llegamos y se puso a llover. Instalados en nuestro cutre apartamento de 20 euros por cabeza, dejamos las cosas, aparcamos las motos y pal centro a ver la puerta de Branderburgo y demás monumentos Berlineses.

Creo que montamos en el metro al mismo precio que montamos en el metro de Praga o al mismo precio que pagamos el parking de Nuremberg o al mismo precio que pagamos algún peaje de la France... Esto es gratis, jajajaja

En Berlín la gente tiene por costumbre beber sus cervezas de medio litro en el metro para amenizar el viaje, algunos incluso mean en los railes electrificados del metro mientras tientan a la suerte al acercarse demasiado al túnel del fondo de la estación para que no les vean sus verguenzas.

Alemania es un pais diferente, sin duda.

Puerta de Branderburgo:


Y una foto de unas chicas muy monas tocando en la calle. Algo típico en todo el viaje...


Ese día se nos olvidó comer, al igual que otros tantos y engañamos el estómago con un perrito caliente que en mi caso fueron dos. Intentamos busar los HDB pero la organización decidió no hacerlos, por lo que tiramos de un "Paki", cenamos al lado del hotel y nos fuimos a la cama.


DIA 8. Berlín.

Primer día en el que no cogimos la moto para nada. Fue un día que dedicamos a visitar Berlín. Es una ciudad que pese a ser la capi de los superricosalemanes, nadie lo diría. Gente vagabunda buscando en la basura, alto grado de alcoholismo, no se ve tan pudiente como otras zonas del pais.

Ayer hablando con una compañera, me decía que es el sitio menos indicado para emigrar a Alemania, es cierto.

Por lo demás música en la calle, botellones múltiples (ya os digo que en el metro beber birra en el vagón es normal), bicicletas, solipei, etc.

La ciudad está bien pero no para tirar cohetes. Os pongo como siempre las mejores fotos:










DIA 9 y DIA 10. Berlín - Oviedo. 2.251 Km

Dos dias largos, de esos que te levantas a las 5 de la mañana y hasta las 9 de la noche no paras de andar en moto. El primero tuvimos mal configurado el GPS por lo que nos metió por los sitios más variopintos de Alemania y Francia. En recorrer 200 km por alemania tardamos cuatro horas. Hubo un sitios que tuvimos que dar la vuelta porque para seguir había que coger un transbordador para cruzar un rio.

En fin que estuvo entretenido pero no tanto, ya que había ganas ya de llegar a casa.

FIN, espero que os haya gustado.

sábado, 23 de julio de 2011

DE BOBBER A TURISMO


Así era la bobber cuando la compré:


Y así es ahora:


En este proceso de cambio han influido mil factores, el principal ha sido pasar la itv.

Cuando compré la shadow me enamoré de su estética rompedora, una auténtica bobber, con un marcador de velocidad inexistente ubicado en la tapa lateral izda de la moto, un asiento de madera con un simple revestimiento de cuero como acolchado, una matrícula que más estaba apuntando a los helicópteros de la GC que a los coches, en fin, una pasada de moto.

Aquí está la aventura de ir a buscarla y las primeras fotos.

Pero, debido a la inestabilidad en el trabajo y que dos motos eran mucho gasto, decidí venderla y dejar que la disfrutara otro, antes de que se muriera de asco en el garaje. Se la vendí a un amigo, pero el también tuvo problemas económicos y la recuperé de nuevo. La hija pródiga había vuelto.

La pobre vino sin aceite, sin la itv pasada y con tres o cuatro meses de parada. Lo primero era ponerla legal para que su vida no se apagara. Aquí empezó mi baile particular de "orange county chopper".

Lo primero desnudarla:


Lo segundo empezar a poner las piezas fáciles. Cambio de retrovisores en los puños por unos de aspecto "retro" para mi y de vespino para todo el mundo. Cambio del escape "ruidoso" por el escape de serie.

Bueno, lo primero primero, fue llenarla de aceite y ponerle el cable del embrague para comprobar que todo iba bien. También recargar la batería y dar un rule por el garaje. Es honda, con todo a punto, solo hubo que pulsar el botón de arranque para que rugiera como siempre.

Pero me desvío, una vez re-colocadas las piezas fáciles tocaba el trabajo artesanal.

Me compré un guardabarros de serie en USA, que venía de color rojo y blanco, muy chulo en la C2 original pero muy cantoso ir con el así a la itv, por tanto había que pintarlo. Lo fácil hubiera sido encargarlo a algún pintor, pero lo bonito fué pintarlo yo mismo. Como no tengo ni pistola ni nada, decidí ir a una tienda de pintura a que me hicieran unos sprays, pero no aseguraban el color. Lo bueno es que tenía un bote de un cuarto de litro con la pintura original y con ese bote me hicieron cuatro sprays.


Había oído que en esto de la pintura lo peor es el polvo, es verdad. Me fui a la obra, pensando que allí no mancharía mucho, pero joé, estaba lleno de polvo (aunque no se veía) y todo se pegaba en la pintura recién echada. Solución, empapelar la terraza de mi casa y hacerlo ahí poco a poco. El proceso de pintado es sencillo. Lo primero que hay que hacer es lijar bien la pieza original, quitarle la laca y que quede lo más lisa posible. Después se le aplican capas de pintura muy tenues hasta que va cubriendo. Para acabar, se le da una laca.

En mi caso la laca tenía que ser mate, pero como no me gustó el resultado, lo he dejado sin laca, solo con el spray. Eso provoca que sea delicado, la verdad. Le pasas una uña y marca, aunque luego lo limpias sin problema.


Bueno, el guardabarros está listo. Pasemos al velocímetro.

Lo que está claro es que el velocímetro tal y donde lo llevo no pasa ni de coña la itv. Aunque queda chulo, es una de las cosas que no me ha gustado de la transformación, siempre iba demasiado a ciegas con la velocidad.

Así estaba:


Y así ha quedado:


El proceso ha sido complicado. Lo primero que pensé es comprar el de una shadow 600 o una shadow 1100, porque tenía claro que encima del depósito como la original no lo iba a poner. Pero estar motos no lo tienen electrónico y no valía, a parte que un velocímetro vale una pasta.

Total que lo desmonté y empecé a darle al tarro. Vi en mi cabeza una noche una imagen de una moto clásica, que lo llevaba incrustado dentro del faro y me dije, ¿por qué no?. El velocímetro es tocho, no entra entero dentro del faro, pero con algo que hiciera de puente, seguro que lo consigo.

Ese algo fue un flexo, coincidió a la perfección.


Cuando me di cuenta que encajaba la idea estaba, solo había que realizarla. Corté con un serrucho la parte inferior del flexo para que pasaran los cables y con una corona (creo que se llama) que se acopla al taladro hice un agujero en el faro aproximado. Lógicamente la unión de dos esferas inclinadas no es un círculo perfecto, por tanto tocó lija, lija y después más lija. Muy poco a poco se fué aproximando el hueco del faro a lo que yo quería. Uní una pieza con otra con soldadura en frío y luego lo pinté todo de negro.



Los cables los tuve que alargar, pues los testigos los dejé en la tapa, pero eso si que es fácil, empalmar cables y no equivocarse de cual es cual, jeje. El faro con todo el cableado que lleva, más lo que le metí yo a mayores casi no entra, pero ordenando bien todo el cableado terminó acoplándose todo. Tema velocímetro solucionado!!

Me quedaba tapar el hueco donde antiguamente estaba alojado el faro, eso lo tapé con una tapa de un bote de colonia, aún no lo tengo acabado, pues el nosequé perfum lo tengo que tapar con el símbolo del SCC, ya haré alguna foto cuando lo tenga terminado.

Bueno, pues la cosa parece que está, pinté también las barras de sub-chasis en negro mate y a montar.

Pero no, aún quedaba algo. Pensé que tenía la pieza de la matrícula y el faro de serie, pero nooooo, no lo tengo. Un mes buscando y al final, via facebook, lo encuentro en Córdoba. Vaya, ese fin de semana, arranco la pan european y me voy a Córdoba. Me acompañó Carmen y aproveché para hacer visita en Toledo y coger unas maletas militares (las de cartuchos) que me regaló Pegaso.

Salimos de viernes y dormimos en Avila dentro de la zona amurallada. Es bonita esta ciudad. Al día siguiente temprano cogimos dirección Toledo, y desde aquí a Córdoba.


Cuando llegamos a Córdoba, que hacía un calor de no te menees, fuimos hasta el punto de encuentro, que no es otro que la sede del motoclub masgas. Es difícil explicar que todavía hay gente buena. Cuervo, que es el chico que me "vendió" la pieza, nada más llegar me dijo "tio, te vienes desde Asturias a por esta pieza, te la regalo", joder que pasada. Ya no es por el valor de la pieza, sino por el detalle. Nos invitaron a comer y a cervezas, quizás todavía hay compañerismo en el mundo de la moto? claro que sí. Verdaderos moteros, si señor. Desde aquí muchísimas gracias.

Y bueno el trofeo en brazos de Carmen que también se pegó el viaje:


Desde aquí a Toledo a casa de Tony (presidente del shadow custom club) donde también estuve igual que si hubiera estado en mi casa. Me dió un poco de rabia llegar cansado, y no poder disfrutar al 100% de las explicaciones que sobre Toledo nos dió el vice del SCC, pero aún así, disfruté muchísimo de la visita a Toledo. Otro fin de semana, iremos con más calma y podremos estar hasta las mil charlando y disfrutando de los amigos.


A Toledo a parte de ir a ver a los amigos, también recogí unas maletas de municiones que quizás en un futuro le pusiera a la "no bobber"...


Y bueno, en casa. Solo quedaba pedir el piloto trasero de la pieza de matrícula y montar la moto. El resultado:



Y la itv? A la primera!!!. Eso sí, la llevé a Ribadesella (a 100 km de casa) porque en Mieres no me daban cita hasta dentro de un mes. La llevé casi legal, lo único que fallaba es que por estar en bobber tiene recortado el sub-chasis trasero y la aleta aguanta perfectamente como guardabarros pero no aguantaría llevar a un pasajero. Por tanto no llevo tampoco los estribos del pasajero, si algún día quiero ponerlo lo soldaré, pero en esta moto siempre voy a ir solo, osea que no se los puse.

Yo creo que hizo la vista gorda y aparentó que no se dio cuenta, pero bueno que la moto está como un torín. Tuve que homologar el manillar y a partir de ahora a rodar.

Ahora llevo el tubo de escape de serie y de momento no me estoy planteando cambiarlo. Cierto es que no llamas tanto la atención, pero es que se rueda más a gusto sin un ruido atronador, quizás estoy cambiando y me estoy volviendo más lógico, nose...

Ya lo último, le he puesto las maletas, porque quizás vaya con ella a Polonia, lo estoy meditando. El proceso de poner las maletas es. Primero se localiza el sitio más menos ideal para colocarlas, luego se untan los tornillos con nivea para que marque en la maleta. Una vez marcado, agujero con el taladro poco a poco. Después de taladrada una maleta, se entrenta una con la otra y se marca con lápiz la otra, se taladran y se colocan. Es sencillo. El resultado:



Y bueno, quizás dentro de un tiempo vuelva a ser bobber, pero ahora disfrutaré de mi custom rutera. Siempre acabo con el mismo concepto de moto....

V´sssssssssssssss