domingo, 20 de julio de 2008

EN RECUERDO DE EVARISTO

El pasado jueves, trabajando, me dijeron que Evaristo había muerto. Me quedé de piedra, tenía 30 años, mujer y un niño de 3 semanas. Murió en la cama, debido a un problema de circulación congénito.

Yo a Evaristo, lo conocía por temas laborales. Trabajé con él durante cinco años y ahora después de recibir un impago de 4 millones de nuestra antigua empresa, había empezado una nueva aventura empresarial, junto con Sergio su socio de Sereva Astur.

Espero que la mujer quede en buenas condiciones, aunque como se suele decir lo peor es para el que se va, el que queda al final acaba saliendo adelante.

Estas cosas, la verdad que te hacen pensar. Estamos todo el día trabajando, extresados y en el fondo para qué. Es muy posible que mañana no veas un nuevo día. Por lo cual pienso en disfrutar más de la vida, estar más con mi familia y mis amigos, dejarme de malos rollos y en definitiva, vivir.

Evaristo, un abrazo donde quiera que estés.

5 comentarios:

  1. Que palo.... Lo siento mucho...
    Un abrazo
    Nadya

    ResponderEliminar
  2. Hola Jorge! Hoy por casualidad, después de casi dos años, he encontrado este artículo y no sé que decir ...
    GRACIAS POR RECORDARLE!

    Marta.

    ResponderEliminar
  3. Difícil contestarte, estoy bastate impresionado con que hayas llegado hasta aquí.

    No te puedo decir más que un abrazo muy fuerte y cuidate mucho.

    ResponderEliminar
  4. Hola Jorge, acabo de leer el recuerdo que has dedicado a mi niño,me ha emocionado mucho y te doy las gracias...Su repentina partida nos ha dejado tristes y desolados, pero estamos convencidos que sigue con nosotros ,con su espirito animador nos da fuerza para seguir.Un abrazo.Aurora.

    ResponderEliminar