miércoles, 1 de abril de 2020

RUMANÍA EN MOTO (Parte 9). EL REGRESO

Viene de aquí


Salimos de nuestro rincón Rumano por la mañana, con destino a la bonita ciudad de Belgrado. La vuelta la fuimos trazando sobre la marcha. Había varias opciones y al final nos decidimos por la vuelta en barcos. El buen precio y ahorro de tiempo nos hicieron decidir por esta opción.

El tiempo en Rumanía era tormentoso, para abandonar el país nos calló otra vez una de esas tormentas que te dejan recuerdo. Estuvimos parados en un café de carretera aproximadamente una hora, admirando las olas que levantaban en la carretera los pocos camiones que decidieron seguir ruta.


Pero, como es menester, después de la tormenta siempre llega la calma. Atravesamos la frontera con Serbia de manera sorprendentemente sencilla. No se porqué pensaba que nos iban a mirar más cosas, pero nada. Pasaporte y estábamos circulando por las carreteras de Serbia.


Llegamos a Belgrado a la hora de comer. Dejamos bártulos en el hotel y comimos algo rápido en una pizzería. Con las barrigas llenas, nos dirigimos a visitar la preciosa ciudad de Belgrado.

Bajamos en transporte público, en parte por descansar un poco de la moto, en parte porque las ciudades siempre son un poco caóticas.

Belgrado ofrece una estampa preciosa. El río le da una vida sin igual. Los edificios modernos se erigen entre las casas más antiguas. Aquí no queda apenas restos ya de la guerra de los noventa, salvo alguna fachada que intencionadamente ha quedado de testigo de la barbarie.

Como dato curioso entramos en una iglesia protestante y me pareció más bonita que las recargadas iglesias cristianas. Aquí no se permiten figuras, sólo hay referencias en imágenes pintadas. Parecen sitios pensados para una oración más intimista.

Dejo fotos de Belgrado:







La noche siguiente la haríamos en un sitio llamado Crikvenica. Pertenece a la preciosa costa Croata.

Salimos de Belgrado con intención de hacer toda la costa Croata de Norte hasta Split. Uno de los primeros sitios para alcanzarla era Crikvenica. Hay formas más directas de llegar, pero no más rápidas y como la costa del Adriático en su cara Este no decepciona nunca, ese fue el trayecto elegido.

En la villa marinera y turística nos pusimos hasta arriba de pescado y después nos tomamos unos "cubatas" a la orilla del mar. En esta época del año, el turismo está flojo y eso se agradece sobremanera a la hora de disfrutar del entorno.



 

Nuestra siguiente etapa ya nos llevaría hasta Split. Bajamos toda la costa, disfrutando de la carretera, del sol mediterraneo y de los paisajes preciosos que nos ofrece el trayecto. Croacia está cambiando, cada vez es más turísitico y se empiezan a ver los no deseables complejos vacacionales, pero aún así, sigue siendo uno de los países más bonitos del viejo continente.

Este día se basó en disfrutar de la ruta y tomar el barco que nos llevaría al puerto de Ancona. El recorrido lo hicimos nocturno. En estos barcos te tienes que buscar un poco la vida si no llevas camarote asignado. En nuestro caso nos hicimos fuertes en una sala en la que no había viajeros. Dormimos en el suelo. En mi caso dormí bien, no se me hizo nada larga la noche.

De Ancona nos dirigimos a Civitavecchia. Disfrutamos a mitad de camino de una excelente comida en una trattoria. Espectacular.

Como íbamos bien de tiempo, hicimos una visita rápida a la ciudad eterna. Me impresionó tanto Roma, que me propuse volver en el futuro.


Junto con París, me ha parecido la ciudad más bonita que conozco. Roma, lo dejaré para futuras crónicas ya que volví en el convulso año 2020.

En Civitavecchia se coge un ferry que te lleva al puerto de Barcelona. Este es más pesado y los sitios para dormir más buscados. Lo pasamos un poco peor, porque nos tocó dormir en butaca, pero aún así hicimos el trayecto con digninad.

Despedimos el viaje en casa de nuestros grandes amigos Taz y Emma en Barcelona, degustando los licores traídos de Rumanía.


Por cierto, estos brebajes son muy fuertes. No aptos para cualquier paladar.....

Sin más, dejamos finalizada esta crónica escrita con el último vídeo del viaje. Espero que os haya gustado, tanto una cosa como la otra.

¡¡¡Nos vemos en la próxima!!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario